Gremios de oposición y oficialismo respaldaron a Caló tras reto de Cristina

Política

"Escuchaba tu frase, Antonio, y no estoy de acuerdo. Yo no creo que sea así, no hay trabajadores que se mueran de hambre", le dijo el martes la presidente Cristina de Kirchner al titular de la CGT oficialista, Antonio Caló, a quien retó por cadena nacional. Descartando una ruptura con el Gobierno, representantes del sindicalismo K y de la CGT de Moyano salieron a respaldar al dirigente metalúrgico.

El secretario general de la UOCRA, Gerardo Martínez, aseguró que "la preocupación del compañero Caló, como la mía, o como la de cualquier dirigente sindical, es que eso no ocurra", al referirse a que los trabajadores no puedan cubrir sus necesidades básicas.

Sin embargo, resaltó la política económica del Gobierno y consideró que no cree que la situación sea similar a la de la crisis de 2001. "Ninguno quiere volver a esa época", advirtió en declaraciones a radio América.

Por su parte, el líder de la CTA oficialista, Hugo Yasky, elogió hoy al jefe de la CGT Balcarce, el metalúrgico Antonio Caló, a quien calificó de "buen dirigente sindical" y afirmó que, en relación con las paritarias y la inflación, se siente más cerca de él que de la presidente Cristina de Kirchner.

"Por supuesto, de Caló", respondió Yasky en un diálogo con la radio La Red, después de que le preguntaran si se sentía más cerca del dirigente sindical oficialista o de Cristina de Kirchner.

En tanto, referentes de la CGT opositora, como Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Gerónimo Venegas, se solidarizaron con Caló tras las críticas que recibió de Cristina y manifestaron su rechazo al último discurso de la Presidente, en el que pronunció fuertes cuestionamientos a los sindicatos y los empresarios

"Lo más patético es la forma en que la Presidenta se dirigió a los empresarios y a los sindicalistas amigos. Justamente con la presencia del secretario de la CGT oficialista (Antonio Caló). Yo creo que esto desde el punto de vista humano es inaceptable", advirtió Moyano en declaraciones radiales.

El camionero consideró que la cadena nacional fue "un mensaje para todos" los sectores del sindicalismo para intentar "frenar lo que ya es imposible: que los gremios reclamen de acuerdo a la inflación que ha habido", y agregó: "Sino, no se justifica la forma en que lo ha tratado a Caló".

El titular de la CGT Azopardo anticipó que se reunirá con la CTA de Pablo Micheli para analizar los pasos a seguir, por lo que no se descarta la posibilidad de convocar a un paro nacional conjunto, luego de que el moyanismo acabara de cerrar su unión con la CGT Azul y Blanca de Barrionuevo.

En tanto, Barrionuevo afirmó que "la inmensa mayoría está pensando cuanto más pronto el 2015 mejor " y sostuvo que "si en el kirchnerismo tienen miedo de irse antes es porque seguro se van a ir antes".

El secretario de Derechos Humanos de la CGT Azopardo, Julio Piumato, consideró también que el aumento anunciado para los jubilados "es un bochorno, es más un castigo que un beneficio, porque el 75 por ciento de los jubilados cobran la jubilación mínima.

En declaraciones radiales, consideró que "el Gobierno no respeta la Constitución Nacional con el tema de los jubilados porque el salario mínimo vital y móvil ya es insuficiente y el jubilado está todavía por debajo de ese salario mínimo", agregó.

Por su parte, el secretario adjunto de la CGT moyanista, Guillermo Pereyra, se mostró contrariado por la utilización de la cadena nacional por parte de la Presidenta para expresar sus críticas a las actitudes de algunos sindicalistas y empresarios.

"Es lamentable y sin sentido utilizar la cadena nacional para atacar a los trabajadores y a los empresarios, en el discurso no quedó nadie en pie, nos juntó a todos, pero confrontando no se arreglan las cosas por lo que hay que bajar los decibeles y sentarse a conversar", expresó.

Por último, el secretario general de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), Gerónimo "Momo" Venegas, también sumó sus críticas a las palabras de la mandataria y lamentó que haya "retado a todo el mundo"

"El país está en una situación grave, el discurso no fue para decir deberíamos trabajar todos juntos, sino que retó a todo el mundo", lamentó en declaraciones a Radio El Mundo el sindicalista, quien además pronosticó que "si el Gobierno no cambia y realiza políticas de estado que tiendan a mejorar la calidad de vida de los argentinos, habrá mucha conflictividad social".

Dejá tu comentario