Guzmán copa Diputados: piden que defina si habrá quita

Política

La Rosada prioriza la agenda económica de cara a la llegada de la misión del FMI. Desde EE.UU., tras su encuentro con Donald Trump, Jorge Argüello planteó que "hay que ser moderadamente optimistas".

La centralidad política y económica se mudará este miércoles a la Cámara de Diputados donde Martín Guzmán expondrá la estrategia del Gobierno nacional sobre la renegociación de la deuda externa, el mismo día en que arribará a la Argentina la misión de técnicos del Fondo Monetario Internacional.

El mensaje del ministro de Economía llega luego de que Cristina de Kirchner, desde Cuba, reclamara públicamente una quita al FMI. Sin embargo, tras el respaldo político que Alberto Fernández recogió en Europa, y en Washington, para renegociar la deuda con el FMI la expectativa de los bonistas está puesta en la posibilidad de que se anuncie una quita del capital adeudo a los tenedores privados de deuda. En ese sentido, los acreedores reclaman detalles sobre el ajuste fiscal al que se comprometerá el Gobierno nacional, y el perfil de crecimiento y de inflación que aspira lograr, teniendo en cuenta que el Poder Ejecutivo Nacional no envió un proyecto de Presupuesto 2020 tras la salida de Mauricio Macri del poder.

Ayer el presidente del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio, Mario Negri, dijo que desde la principal bancada opositora “queremos conocer pautas claras de las propuestas que el ministro de Economía le está ofreciendo a los bonistas para reestructurar la deuda soberana”. “El lunes por la tarde tendremos una reunión con el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, para analizar el formato de la iniciativa de la visita de Guzmán a Diputados. Es importante para nosotros que se nos respondan nuestras preguntas acabadamente y tener la tranquilidad de que si Guzmán asiste el miércoles no será para que el oficialismo haga de su visita un show mediático”, señaló Negri.

La presencia de Guzmán en el recinto de la Cámara es un hecho inédito, ya que desde la reforma constitucional de 1994 únicamente los jefes de Gabinete concurren allí a informar su gestión. Guzmán se sentará el miércoles a las 17 frente al pleno de la Cámara baja, para exponer alrededor de dos horas, tras lo cual los legisladores podrán hacerle preguntas. El ministro se presentará “por su propia voluntad” y no mediante el recurso de citación parlamentaria, aclararon fuentes parlamentarias, que reseñaron como antecedentes cercanos la presencia del canciller Dante Caputo durante el Gobierno de Raúl Alfonsín y la de Domingo Cavallo como ministro de Economía. Si bien originalmente se analizaba la posibilidad de que el ministro asistiera a la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Gestión y Contratación de la Deuda Externa, finalmente se acordó su presencia ante la totalidad de los diputados.

Se espera que uno de los ejes sobre los que hará hincapié el ministro Guzmán ante el Congreso será la cuestión fiscal. Guzmán buscará transmitir la idea de que la Argentina necesita establecer lineamientos fiscales aún cuando despeje su horizonte financiero a través de la reestructuración de la deuda del FMI, los bonistas y el Club de París.

Ayer, el embajador argentino en los Estados Unidos, Jorge Argüello, consideró que “hay que ser razonablemente optimistas” frente a los apoyos obtenidos en Europa por el Gobierno, de cara a la nueva negociación de la deuda con el FMI, y consideró que “se están dando todos los pasos necesarios” para encarar esas conversaciones. Además, Argüello dijo haber encontrado una “buena disposición en general por parte de los funcionarios de las distintas áreas del Gobierno norteamericano, empezando por el presidente (Donald) Trump, para abordar la problemática que la Argentina presenta en materia de deuda externa”.

“Se están dando todos los pasos necesarios como para que encaremos de la mejor manera un proceso de negociación que es difícil, que es durísimo, que es arduo”, expresó Argüello en diálogo con Radio 10.

El diplomático remarcó que ese proceso “lo lidera el presidente (Alberto) Fernández y el ministro Martín Guzmán”, mientras él se definió como “solamente un brazo de esa estrategia”.

Luego de la gira de Fernández a Europa y los gestos de Trump de respaldo al país, Argüello consideró que fue “una buena semana en las acciones orientadas a generar las negociaciones propicias para una buena renegociación de la deuda”. El nuevo embajador opinó que en los apoyos obtenidos “hay dosis de gestualidad” propia de la diplomacia, pero también “dosis de realidad”, y por eso afirmó que “tenemos que ser razonablemente optimistas y seguir apostando a la solvencia a la seriedad que está mostrando el diseño de la estrategia a cargo de Guzmán”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario