Otro gesto a Moyano: suman a su paritaria empresas aliadas

Política

En tiempo récord el Gobierno incorporó a las negociaciones a los directivos que más crecieron con el dirigente la década pasada.

Hugo Moyano consiguió del Gobierno nacional la segunda concesión clave desde el arranque de la gestión de Alberto Fernández. En tiempo récord el Ministerio de Trabajo incorporó a la paritaria del gremio de Camioneros una nueva cámara empresaria afín al sindicalista. La semana pasada el jefe de la cartera laboral, Claudio Moroni, había inscripto un nuevo gremio de choferes asentado en la provincia de Santa Fe, en donde la representación formal de la organización es opositora a Moyano.

Las señales a favor del exjefe de la CGT, que sin embargo ayer tensó la negociación salarial tras una segunda audiencia sin avances, apuntan a apaciguarlo luego de las críticas públicas que Moyano hizo respecto del Gabinete de Fernández. El Presidente se había prodigado en guiños hacia el camionero durante la campaña electoral pero una vez asumido adoptó un complejo equilibrio con la conducción de la CGT, sostenida por los “gordos” de los grandes gremios de servicios, y se recostó en la “mesa chica” de la organización con Héctor Daer a la cabeza.

La novedad en la paritaria parece sutil pero resulta decisiva para el esquema de poder de Moyano. Ayer se integró a la mesa de discusiones la recientemente creada Federación Argentina de Entidades de Transporte y Logística (Faetyl), que de ese modo se sumó a la hasta ahora hegemónica Federación de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) y a la tradicional -aunque muy minoritaria en los últimos años- Confederación del Transporte Automotor de Cargas (Catac).

La más joven de las entidades está integrada por cámaras y compañías que hasta 2018 ostentaban la conducción de Fadeeac y que a fin de ese año perdieron la elección interna con una lista basada en pequeñas transportistas y firmas del interior del país que encabezaba el actual presidente, el chubutense Mario Eliceche. Así quedó en manos de la nueva jefatura el manejo de la paritaria como contraparte de Moyano así como todos los resortes institucionales de vinculación con el Gobierno.

Los derrotados, pertenecientes a cámaras de logística (Cedol), transporte de bebidas (Cedab), caudales (Cetca), correos (AECA) y recolección (Cadesa) optaron por formar Faetyl para resguardar su vínculo con el gremialista y con el poder de turno. De hecho, la buena sintonía con Moyano le abrió a la entonces Fadeeac un período de esplendor que coincidió con la relación estrecha que mantuvo el dirigente con el kirchnerismo hasta 2012, con hitos como el régimen (Refop) que les devolvía a los transportistas el valor de los aportes patronales siempre y cuando tuviesen a su personal en blanco e inscripto en el Convenio Colectivo 40/89, de Camioneros.

La inclusión de la nueva Faetyl en la paritaria, objetada formalmente por Fadeeac, fue posible gracias al voto favorable de Catac y del propio sindicato de Camioneros, además del dictamen en igual sentido del área de Jurídicos del Ministerio de Trabajo. Incluso antes de ese acto administrativo Faetyl ya había firmado con Moyano el pago del bono de fin de año de $20.000 que la Fadeeac todavía resiste.

De todos modos ayer fracasó por segunda vez (y la primera con la nueva composición patronal) la negociación paritaria en el sector. El gremio insistió con su pedido de suba salarial de 33 por ciento para el primer semestre del año, luego de haber obtenido un ajuste de 23 por ciento para los últimos seis meses de 2019. El planteo está en línea con la inflación acumulada del año pasado, que ayer se confirmó en un nivel de 53,8 por ciento. Los directivos empresarios rechazaron esa pretensión.

“Lamentablemente la cámara empresarial continúa dándole la espalda a los trabajadores, no teniendo en cuenta que fueron los más perjudicados durante la nefasta gestión de (Mauricio) Macri y que hoy siguen sufriendo los coletazos de tan mala administración, de la cual Fadeeac fue cómplice y beneficiaria del modelo de derecha y recesión.

El rechazo empresarial de dignidad para los trabajadores sigue demostrando la insensibilidad de los empresarios, pero ante esta situación desmedida y falta de respeto el gremio de Camioneros tomará todas las medidas que sean necesarias”, advirtió el gremio en un comunicado tras la audiencia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario