Jubilaciones: Gobierno defendió proyecto en Diputados y busca votos ante críticas opositoras

Política

El kirchnerismo quiere sancionar la iniciativa el próximo martes, en paralelo a la discusión sobre la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo en el Senado. Negociaciones K con aliados habituales en medio de tensión por promesas incumplidas.

Con un discurso similar al utilizado días atrás en el Senado, funcionarios del Ejecutivo defendieron ayer en Diputados la reforma de la fórmula de actualización jubilatoria -volver a la del cristinismo-, que contempla salarios y recaudación, pero que olvida a la inflación, principal crítica de la oposición y motivo por el cual el kirchnerismo deberá ajustar las negociaciones para conseguir los votos necesarios.

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni; y la titular de la ANSeS, la camporista Fernanda Raverta, expusieron ayer en un plenario de las comisiones de Presupuesto; y de Previsión y Seguridad Social, donde resaltaron que la nueva fórmula ya demostró ser “virtuosa”, cuando entre 2008 y 2017 permitió que los haberes tuvieran un aumento real del 25,6%, y no una pérdida del 19% durante 2018-2019, cuando el macrismo modificó con aliados peronistas -hoy k, en su gran mayoría- el cálculo para contemplar a la inflación.

Según Moroni, la iniciativa “establece volver a la fórmula de 2008, que es la que demostró a lo largo de su vigencia que los haberes crecieron” para el sector pasivo, y agregó: “Ninguna fórmula funciona en el vacío, sino dentro de un proyecto económico y político de desarrollo como el que lleva adelante este Gobierno y que es donde los salarios crecen”.

“Queremos contar con una fórmula de movilidad que pueda, justamente, otorgar esas certezas, esa tranquilidad, esa previsibilidad a los jubilados y jubiladas de la Argentina”, declaró por su parte Raverta, quien además se animó a destacar que durante el corriente año, donde estuvieron congeladas las jubilaciones y los aumentos fueron por decreto, que la clase pasiva tuvo subas en sus haberes del 35,3% y, por esa razón, fue “el sector de la sociedad que no perdió en el año de la pandemia, donde tantos y tantas han perdido”.

“Ahora estamos discutiendo si se incorpora o no inflación. Y partiendo de la base que el presupuesto plantea una inflación del 29% y que todos los consultores hablan de una inflación superior al 50%, quisiera saber cómo van a hacer para que los jubilados no pierdan poder adquisitivo”, lanzó el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara baja, el radical Mario Negri.

Como si fuera poco, Negri siguió: “La vicepresidenta -Cristina de Kirchner- pidió en un acto a su propio Gobierno alinear inflación y jubilaciones pero hoy debatimos en Diputados una ley para desenganchar jubilaciones del índice de precios. Las contradicciones del relato kirchnerista”.

En tanto, el también radical Alejandro Cacace apuntó a la falta de respuestas desde el Ejecutivo en cuanto a “cuál sería el aumento a marzo”. En esa línea, detalló: “Habían comprometido un 11,9% pero luego hubo muchas idas y vueltas y cambios en el proyecto”. El secretario general de la ANSeS, Santiago Fraschina, contestó: “Al día de hoy sólo tenemos el dato del aumento del RIPTE. Pero garantizamos que el aumento será superior a la inflación”.

Las comisiones continuarán hoy con la discusión de la ley -ya aprobada en el Senado- y el kirchnerismo buscará mañana la firma de un dictamen de mayoría. Ante la negativa del macrismo, del lavagnismo y de socialistas santafecinos, el oficialismo deberá redoblar esfuerzos para convencer a los peronistas cordobeses, quienes podrían inclinar la balanza.

El oficialista Frente de Todos ya descuenta el aval del aliado más que habitual José Luis Ramón y su pequeña bancada a disposición del Gobierno, pero tendrá que insisitir con algunos legisladores provinciales a los cuales le dieron vuelta promesas pactadas en leyes anteriores. Un ejemplo son los misioneros del Frente Renovador provincial, y el pulgar abajo de días para la creación de zonas aduaneras especiales, acordado en el Presupuesto 2021, primer plan económico real de Alberto Fernández.

Para el martes próximo se espera en la Cámara baja una sesión presencial -excepto los casos justificados para la virtualidad-, en paralelo al debate que tendrá el Senado sobre interrupción voluntaria del embarazo. Un fin de año más que frenético.

Dejá tu comentario