Kirchner lo obliga a Tinelli a repetir acto pese a la veda

Política

Néstor y Cristina Kirchner simularán hoy una nueva inauguración del polideportivo de Bolívar junto a Marcelo Tinelli. El fusilamiento de tres policías bonaerenses la madrugada del viernes en La Plata obligó a suspender la presencia del matrimonio presidencial en ese acto, que pese a haber sido realizado el sábado pasado deberá repetirse hoy para no desaprovechar la preciada foto del jefe de Estado y su esposa junto al conductor televisivo con más rating del país.

Todo quedó montado en Bolívar: escenario, tribunas y equipos de sonido. Es que el Presidente y la candidata del oficialismo volverán hoy el mediodía a la ciudad natal de Tinelli para recorrer las instalaciones del complejo «José Domeño» -en honor al abuelo del conductor de TV- y aprovechar en la última semana de campaña los 2 millones 600 mil pesos que el Ministeriode Planificación, a través del secretario de Obras Públicas, José López, desembolsó para esa obra.

El show Kirchner-Tinelli, que coincidirá con el día de mayor encendido de la TV argentina, se repetirá este mediodía cuando el Presidente, su esposa, Daniel Scioli y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, recorran los 2 mil 700 metros cuadrados del predio, el segundo en América latina dedicado al voley. Ayer por la tarde un equipo de ceremonial de Presidencia verificó que las instalaciones estuviesen en condiciones de recibir a Kirchner y a la candidata del Frente para la Victoria para aprovechar así los picos de 35 puntos de rating de «Bailando» y « Patinando por un sueño». Un clásico de todos los presidentes y candidatos en campaña que consiste en peregrinar a los estudios de televisión de Tinelli o, en su defecto, a su ciudad natal.

La novedad es que el acto de hoy será el primero tras la entradaen vigencia de la veda de actosde gobierno para usufructuar votos para la elección del próximo domingo. De acuerdo con el cronograma de la Justicia electoral, desde ayer queda prohibido la realización de actos oficiales donde se apunte a captar votos para los candidatos a cualquier cargo electivo. Es decir que en este segundo estreno del complejo deportivo de Bolívar, Kirchner no podrá -siempre y cuando decida apegarse a la ley- oficiar de presentador su esposa con sus clásicos latiguillos «ésta es la futura presidenta de los argentinos», o «los dejo con Cristina que es la mujer que viene a profundizar el cambio».

El sábado pasado, pese a la ausencia de la primera línea del gobierno, Tinelli encabezó el acto junto a todo su elenco televisivo, el secretario de Deportes de la Nación, Claudio Morressi, y el intendente de Bolívar, el radical Juan Carlos Simón. En soledad, el dueño de Ideas del Sur izó la bandera argentina luego de entonar el Himno Nacional y evitó cualquier referencia pública a las ausencias kirchneristas.

«Yo lo invité para el lunes; vamos a ver si puede. Me explicó que por la masacre no podía estar y le dije que cuando quisiera venir, estaba invitado», fueron las escuetas palabras del conductor de « Showmatch» a la prensa tras el acto. Hasta ayer no estaba confirmado si Felipe Solá sería de la partida en la segunda apertura que se realizará hoy. El gobernador bonaerense desapareció desde el trágico asesinato de los tres policías en La Plata, y en la Casa Rosada dudaban de la conveniencia de exponerlo en este momento a la frivolidad televisiva de «Bailando por un sueño».

Después de patinar en Bolívar, Cristina de Kirchner partirá hacia Bahía Blanca donde encabezará un acto a las 18 en el Club Olimpo. Mañana estará en Mar del Plata, el miércoles en Córdoba y el jueves cerrará su campaña en el Mercado Central de Liniers.

Dejá tu comentario