Kirchner recordó estallido con "acusados" del complot

Política

A cinco años del estallido del 19 y 20 de diciembre, que precipitó el derrumbe del gobierno de Fernando de la Rúa, Néstor Kirchner eligió un singular escenario para recordar las horas en que, aseguró, pasaron «cosas terribles» y «explotó» el país.

El Presidente encabezó ayer un acto en Moreno, municipio que fue epicentro de aquel caos. Por entonces, Mariano West era el alcalde al que se acusa de instigar los saqueos. West lo niega; un video de TV lo muestra al frente de una columna tumultuosa y destructiva.

«Hace cinco años pasaban cosas terribles, explotaba la Argentina» porque «los gobiernos siguieron proyectos neoliberales», dijo Kirchner. Un detalle: cuando eso ocurría, el patagónico era mandatario de Santa Cruz e integraba la temible liga de gobernadores.

Junto a su esposa Cristina Fernández y a el vice Daniel Scioli -con Felipe Solá ausente- Kirchner visitó Moreno donde se mostró junto a West, ahora diputado nacional -integra un terceto K con Carlos «Cuto» Moreno y Dante Dovena- y lo bañó de elogios.

«Mariano, y el amigo intendente Arregui, me recibieron con los brazos abiertoscuando empecé mi campaña en 2001», recordó. Unos meses después, sobre fines de ese año, cuando estalló la crisis de diciembre, West se puso a la cabeza de una turba que tenía como destino la Casa Rosada.

Tiempo después, con De la Rúa fuera del gobierno, Sonia Cavallo presentó en la Justicia un video donde, según la esposa del ex ministro, «quedaba probado» que el entonces intendente West había incentivado y promovido los saqueos contra distintos comercios.

Pero las sospechas, en vez de enclaustrarlo, catapultaron a West: en enero de 2002, cuando Solá asumió la vacante de Carlos Federico Ruckauf, West fue nombrado ministro de Desarrollo Social. De ese modo, Solá vindicó la militancia compartida en el llamado NEP (Nuevo Espacio Peronista).

  • Desembarco

    Luego West se distanció de Solá, se reconvirtió como ultraduhaldista hasta que en julio de 2005 desembarcó en la Casa Rosada para «poner Moreno a disposición» de Kirchner quien le «pagó» esa lealtad con un lugar en la lista de diputados nacionales del FpV.

    Vaivenes de la política vernácula, ayer Solá no estuvo en Moreno donde sí estuvo West a pesar de que en la Cámara baja el kirchnerismo hacía infructuosos esfuerzos para juntar los votos necesarios para aprobar el marco regulatorio de la empresa AySA.

    Como contracara de la postal de Moreno, a la misma hora partidos de izquierda y organismos de DD.HH. marchaban desde el Congreso hacia Plaza de Mayo para recordar a los muertos «del argentinazo» y repetir su salmo de que «aquella revolución popular» continúa en gestación.

    En el acto de entrega de viviendas de Moreno -del que participó Patricia Nine, la joven secuestrada y liberada por la Policía- asistieron además los barones del PJ bonaerense encabezados por Hugo Curto y Alberto Descalzo, algunos de ellos sospechados de haber promovido los saqueos.

    Por la mañana, Solá recordó la caída junto a Scioli en Lomas de Zamora, en cuya universidad fueron recibidos por Gabriel Mariotto, candidato K a la intendencia lomense.
  • Dejá tu comentario