La oposición ve marcados signos de debilidad en Cristina

Política

La salida de Martín Lousteau disparó nuevamente ayer las críticas de los principales referentes de la oposición, quienes coincidieron en que el ex presidente Néstor Kirchner sigue a la cabeza del Gobierno y cuestionaron su relación con el secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió; el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri; el gobernador santafesino Hermes Binner; el titular de la UCR, Gerardo Morales; fueron algunos de los que también relativizaron la incidencia en la toma de decisiones de la mandataria Cristina Kirchner.

En el mismo sentido se expresaron el ex ministro Ricardo López Murphy; la senadora Hilda "Chiche" Duhalde; y los diputados del PRO y del ARI Autónomo, Francisco de Narváez, Eduardo Macaluse y Carlos Raimundi.

Carrió aseguró que la designación de Carlos Fernández al frente del Palacio de Hacienda significa que "Néstor Kirchner interviene el Ministerio y pone a alguien de su riñón para fortalecer" a Moreno.

"La designación de Fernández es la designación de Néstor Kirchner para dar un salto a la irracionalidad política y económica. Néstor Kirchner interviene el Ministerio de Economía. Pone a un hombre absolutamente de su riñón y absolutamente compatible para fortalecer a Guillermo Moreno", sostuvo la dirigente en declaraciones radiales.

Consideró que reemplazar a Lousteau por Fernández es "una apuesta tremenda a la violencia y a la irracionalidad", y acusó a Kirchner de "enfrentar al campo y la sociedad", luego de que el ex mandatario brindara este jueves su primer discurso como titular del PJ.

La líder de la CC señaló que el Gobierno le ofreció el Palacio de Hacienda a Martín Redrado y a Carlos Melconian, pero que ambos pusieron como "condición" que Moreno se fuera del Gobierno.

Macri, a la vez, consideró "preocupante" que un ministro nacional no pueda fijar sus políticas con independencia, y manifestó su deseo de que el cambio en el Gabinete "abra un espacio de reflexión para retomar el camino del diálogo en busca de los consensos necesarios que nos ayuden a superar esta crisis".

"Lo que resulta preocupante es comprobar que hoy el manejo de la economía no depende de un ministro que pueda trabajar y fijar políticas con independencia de criterio y eso genera incertidumbre y pérdida de confianza", sostuvo Macri.

En un comunicado de prensa, recalcó que "sería un error imperdonable que por incapacidad para encontrar coincidencias Argentina desperdicie un momento histórico como éste, en el que, si hacemos las cosas bien, tenemos muchas posibilidades de seguir creciendo a tasas altas y de consolidar la recuperación económica".

Por su parte, Binner se mostró "preocupado" por el recambio en Economía y advirtió que el país necesita "un solo presidente".

"Siento preocupación porque a esta altura deberíamos tener un equipo económico que dé respuestas a las necesidades económicas y sociales en la provincia de Santa Fe", resaltó.

Morales, en tanto, afirmó que Néstor Kirchner "está descontrolado", y pronosticó que el nuevo rumbo de la política económica oficial "hará que la inflación sea inmanejable".

"El Gobierno nos va a hacer chocar contra una pared", completó y reiteró que "Lousteau estaba pintado".

Por su lado, el ex líder de Recrear consideró que la economía va "en un camino muy equivocado", y sostuvo que si no se producen cambios habrá "una inflación enorme".

"Vamos a tener los problemas energéticos que todos sabemos, vamos a tener una inflación enorme", aseguró López Murphy, y señaló que para evaluar al flamante ministro habrá que esperar "para ver qué política toma con las mediciones de precios del INDEC".

Chiche Duhalde, a la vez, advirtió que con la salida de Lousteau la presidenta queda "muy debilitada", y aseguró que Kirchner "evidentemente" participa del comando en el Ejecutivo.

"Se fortalece una línea que es la de Néstor Kirchner-(Guillermo) Moreno y queda la Presidenta con una imagen muy debilitada. Y eso no es bueno que suceda", enfatizó la legisladora peronista en declaraciones radiales, y analizó: "eso no puede funcionar en una democracia seria".

A su vez, De Narváez afirmó que el verdadero ministro de Economía es el ex presidente, y evaluó que esa situación "es un impedimento" para quien ocupa el Palacio de Hacienda.

Por su lado, el jefe del bloque del ARI Autónomo remarcó que "la economía la va a manejar Moreno corrigiendo la realidad a martillazos".

En tanto el legislador del ARI Carlos Raimundi consideró en diálogo con la agencia Noticias Argentinas que el Gobierno está ante "una crisis política de administración del crecimiento", y evaluó que "esta decisión la morenización de la Economía, en medio de una situación donde se la debería desmorenizar".

El secretario General del Partido Demócrata Progresista, Alberto Natale, consideró que con el reemplazo de Lousteau "los Kirchner terminaron con el último vestigio de la racionalidad". Natale.

A su vez, el diputado del PRO Luis Galvalisi advirtió: "el crecimiento del gasto público y la estampida inflacionaria no nos llevan por buen camino".

Dejá tu comentario