Las peleas más polémicas del secretario

Política

El ahora exsecretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, cosechó a lo largo de sus años en la función pública un alto perfil debido a la influencia de sus ideas en las medidas económicas. Pero también lo hizo a partir de sus irreverentes declaraciones, discusiones cara a cara, un lenguaje corporal casi teatral, e intervenciones con puestas en escena dignas del teatro de comedia.

Muchas de las apariciones que más polvareda generaron quedaron registradas en video. Desde el gesto con la mano indicando que le iba a cortar la garganta el exministro de Economía Martín Lousteau en el palco de un acto oficial - el diputado electo por UNEN reveló que Moreno le dijo: "Al que no está de este lado le cortamos la cabeza"- , hasta las tragicómicas asambleas de accionistas de Papel Prensa, Moreno ha sabido forjar un estilo de dirección.

"Que se metan las cacerolas en el orto", agitó durante un acto que encabezaba en 2012 al mismo tiempo que en varias localidades del país manifestantes se congregaban para protestar en contra del Gobierno Nacional.

También en 2012, irrumpió a los gritos en el edificio del Grupo Clarín, donde se desarrollaba la Asamblea General Anual, acompañado por el entonces viceministro de Economía, Axel Kicillof, y del titular de la SIGEN, Daniel Reposo. Todos los funcionarios fueron en representación de la ANSeS, que tiene un 9% del Grupo, como derivación de la estatización de las AFJP.
Moreno estuvo acompañado por su esposa, la escribana Marta Cascales y el titular de la CNV, Alejandro Vanoli.

Cosechó amigos durante sus años de función pública, algunos incluso fuera del ámbio política como fue el exboxeador Jorge "Acero" Cali. En junio de 2008, para ir a Plaza de Mayo en defensa del gobierno de Cristina Kirchner, Moreno procuró ir con las espaldas cubiertas, gracias a la custodia del campeón argentino de kickboxing.

Una de sus últimas amistades extragubernamentales fue Diego Maradona. En medio de la campaña electoral de cara a las PASO de este año, el exdirector técnico de la Selección lo visitó en su despacho del microcentro. Se sacaron una foto en donde se ve al ex astro del fútbol posando con el llavero que mandó a hacer el funcionario y trataba a Sergio Massa de "boludo".
"Moreno es de los argentinos que yo quiero: laburante y honesto", aseguró el 10.

"¡Acá no se vota!", gritó durante una asamblea de accionistas de Papel Prensa para luego repartir cascos y guantes de juguete incitando a pelear "como hombres" con el resto del directorio de la empresa.

Además, Moreno supo acompañar su gestión con cotillón partidario donde dejaba en claro el rotundo apoyo a las medidas tomadas desde Casa Rosada. Ya sea llevándolos en sus prendas, o decorando la Secretaría de Comercio Interior con ellos, el ahora designado agregado comercial en la Embajada argentina en Italia incorporó a la liturgia kirchneristas los prendedores con el antiguo logo de la YPF estatal y las medias con la frase "Clarín miente" (que repartió durante la gira comercial a Ángola), entre otros objetos.

"¡Se siente, se siente, Moreno presidente!", le regalaron los empresarios en un grito de apoyo durante el viaje a Ángola. No fue Balcarce 50 el siguiente destino del "prepotente" funcionario, como lo calificó al unísono la oposición.

Dejá tu comentario