Lavagna, ni candidato

Política

Roberto Lavagna sigue sin reaccionar ante el advenimiento de las elecciones presidenciales del 28 de octubre. Parece un candidato que todavía está dormido ante el inicio fuerte de las campañas. No se despertó ni siquiera en su incursión a Tilcara. Ya falló al anunciar el adelantamiento de los comicios y una nueva postulación de Néstor Kirchner. Ahora, el economista pendula entre La Quiaca y Ushuaia mientras la Justicia impide las intervenciones a los distritos de la UCR -el principal partido que sostiene al ex ministro- alineados con el kirchnerismo. La lápida de la postulación de Lavagna podría terminar de escribirse en los tribunales electorales, donde todavía está en suspenso una impugnación presentada por Margarita Stolbizer a la convención radical de Avellaneda, que consagró a Lavagna como su candidato presidencial.

La candidatura de Roberto Lavagna podría empezar a desmoronarse tras la suspensión de las intervenciones a varios distritos del radicalismo adictos a la Casa Rosada.

El juez federal Ariel Lijo hizo lugar a una medida cautelar y ordenó suspender la intervención a la convención del radicalismo bonaerense donde se había expresado el apoyo a la candidatura del ex ministro de Economía de Néstor Kirchner.

La medida judicial, adoptada el pasado viernes e informada ayer por el sector que lidera la secretaria general de la UCR, Margarita Stolbizer, responde a un pedido de los convencionales de esa corriente, quienes rechazan postular a presidente a Lavagna por el radicalismo.

En un comunicado, la corriente de Stolbizer informó que «el magistrado fundamentó su decisión en que la carta orgánica de la UCR no otorga facultades a la mesa del comité nacional para disponer una intervención».

Este antecedente podría también dejar sin efecto la intervención de la UCR en Corrientes, único distrito donde prosperó la sanción impuesta por el radical lavagnista Gerardo Morales ya que ni en Mendoza ni en Río Negro la Justicia avaló los pedidos de intervención del jefe de la UCR a nivel nacional.

El sector rebelde de Stolbizer, que impulsa un acuerdo con el ARI y con el socialismo bonaerense, explicó que «la reforma de dicha carta tratada en la convención nacional, celebrada en Avellaneda el 23 y el 24 de marzo de este año, no se encuentra vigente por no haber sido aprobada judicialmente». En consecuencia, interpretan que no están firmes la postulación de Ricardo Alfonsín como candidato a gobernador bonaerense ni «el acuerdo electoral entre la UCR y el lavagnismo», ya que está en trámite una causa impulsada por Stolbizer para impugnar la convención nacional que decidió esa alianza.

«Todo esto significa que, tanto la aprobación de la gestión realizada por el presidente del comité nacional como la alianza promovida con Lavagna, la designación de Gerardo Morales como candidato a vicepresidente y la reforma de la carta orgánica se encuentran severamente cuestionadas y pendientes de lo que, en definitiva, se resuelva en este expediente», señala el comunicado de los margaritos.

  • Candidata

    La polémica se agrava justo cuando Stolbizer lanzará hoy su candidatura a gobernadora en La Plata, apoyada por agrupaciones del radicalismo, el ARI provincial y un sector del Partido Socialista bonaerense.

    También la intervención al distrito Río Negro de la Unión Cívica Radical quedó suspendida por orden judicial en respuesta a la medida cautelar interpuesta por las autoridades del radicalismo rionegrino. La medida, adoptada también por el juez Lijo en su carácter de titular subrogante del Juzgado Nacional Criminal y Correccional Número 1 de Capital Federal, fue notificada ayer al presidente de la UCR local, el ex gobernador Pablo Verani.

    El apoderado partidario, Sergio Ceci, informó que el recurso interpuesto cuestiona las facultades del comité central nacional del radicalismo para disponer ese tipo de intervenciones. El juez Lijo ordenó dejar sin efecto la intervención hasta tanto quede resuelto el tema de fondo, y considera en su resolución que la vida partidaria debe funcionar sin la intromisión del gobierno central del partido. La judicialización de la UCR se produce por la adhesión de los gobernadores Julio Cobos (Mendoza), Miguel Saiz (Río Negro), Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca), Arturo Colombi (Corrientes) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero)a la concertación «plural» lanzada por Kirchner el 25 de mayo del año pasado.

    Saiz, cuestionado desde la conducción nacional por su alineamiento con el kirchnerismo opinó que la medida judicial «nos da la razón en todo lo que venimos diciendo desde hace tiempo». La intervención al radicalismo de Río Negro fue dispuesta el pasado 12 de julio por el comité nacional de la UCR, que encabeza Morales, candidato a vicepresidente de la Nación en la fórmula con Lavagna. Los interventores designados que habían sido designados en ese distrito patagónico eran Juan Octavio Gauna y Juan Manuel Moure, quienes no llegaron a asumir sus funciones.

    El 28 de julio, en el Centro Asturiano de Vicente López, Cobos será proclamado por la corriente kirchnerista de la UCR como el acompañante de fórmula de Cristina Fernández en las elecciones generales del 28 de octubre próximo. Pero el descontrol radical no se limita sólo al ámbito nacional. En la provincia de Buenos Aires, luego de la anulación de la intervención de la convención que proclamó a Lavagna candidato a presidente, el precandidato a gobernador de la UCR lavagnista, Ricardo Alfonsín, pidió ayer al comité nacional partidario que sancione a Stolbizer por «inconducta partidaria». Al lanzar su precandidatura en la sede del comité provincia, Alfonsín dijo que « Stolbizer ha decidido ir por fuera del partido, usurpando títulos y símbolos; por eso entiendo que debe ser sancionada».
  • Dejá tu comentario