Macri es el límite, dice ahora Carrió

Política

Elisa Carrió se ocupó ayer de disipar las dudas en cuanto al rol de Mauricio Macri en la alianza que teje con Ricardo López Murphy: «Es mi límite moral», dijo y acrecentó la turbulencia en PRO.

La candidata, que quiere «una coalición amplia», aparece así rompiendo ya dos frentes. Uno es el ARI, que le rechaza el pacto con Recrear, y otro sería PRO, que al menos ella lo separa del macrismo.

Pero Macri, con estilo más pausado, se diría, confió su estrategia anoche ante un círculo íntimo. Les dijo con claridad la escueta respuesta que dio a sus socios de Recrear.

«Cuando terminen, me avisan», replicó a los adherentes de López Murphy que ofician de negociadores y que ayer quedaron envueltos con Carrió en un enredo de declaraciones en las que el ex ministro de Economía terminó aceptando que, si no hay acuerdo, seguirá en la carrera presidencial.

Hoy, el jefe porteño electo dará una conferencia de prensa, pero referida a la Policía para la Capital Federal, aunque está previsto que dé respuesta sobre los pasos de sus socios. Mañana, en una reunión especial, Macri tomará una definición.

  • Sin futurología

    Dijo ayer a su tropa: «No hagamos futurología, no opinemos hasta que ese acuerdo que dicen que tienen esté mínimamente cerrado». Como si estuviera convencido de que ayer el pacto Carrió-López Murphy se desvanecía.

    Por la tarde, Macri se reunió con una mesa de Compromiso para el Cambio, con temario de autonomía porteña, pero con la convicción de los presentes de hablar sobre los próximos pasos hacia octubre. Lo callaron en la tenida, pero ya algunos piensan en un nuevo camino, claro, mirar con ojos de mejores amigos a Roberto Lavagna. Aseguran que ese candidato ofrece hoy mayor generosidad que Carrió, que irritó al macrismo antes de cualquier conversación. Por lo pronto, uno de los socios de PRO, el Partido Demócrata Progresista, ya manifestó en un congreso su adhesión a Lavagna. Los peronistas no tendrían dudas sobre esa opción ante una Carrió que los desprecia como los macristas puros, despreciados ayer.

    Otro blanco de la furia macrista fue el diputado de Recrear Pablo Tonelli, quien difundió que Macri ya había dado su visto bueno al pacto con Carrió. «Que deje de ser vocero de nosotros y se ocupe de Recrear», bramaron los macristas más cercanos al jefe de Gobierno electo, con respecto a quien está predesignado para ocupar el cargo de procurador porteño, es decir, el abogado de Macri en la Capital Federal.

    Después de todo, en algo es coherente Carrió, quien enfrentó, aliada con Jorge Telerman, a Macri en las recientes elecciones porteñas, donde disparó todo tipo de críticas al ingeniero rival, y no quiere indultarlo en este trance.

    Gabriela Michetti, más optimista que el resto, creía allí que aún quedaban chances de unificar criterios con Carrió. Macri, sin embargo, fue cortante en proponerse esperar hasta que sus socios definan qué harán en la elección y hasta demostró no sobresaltarse ante una posible ruptura.

    Carrió, que ya da por listo el acuerdo electoral, despertó al macrismo con la advertencia de una «imposibilidad moral» para que esa coalición también la integre el jefe de Gobierno electo.

    «A nosotros nos han ofrecido y nosotros hemos aceptado. Está claro que queremos una amplia coalición cívica que incluya a muchos sectores, pero que tenga una imposibilidad moral con Macri», dijo la ex diputada.

    «No hay ni una posibilidad», remató, para no dejar dudas, al participar de la exposición Usuaria 2007, a la cual también asistió López Murphy, pero no se cruzaron.

    El ex ministro, por su lado, consideró que el acuerdo con Carrió «beneficiará al país» y fue ambiguo en cuanto a si participará el macrismo o no de las papeletas electorales.

  • Tarea compleja

    «Creo que la coalición debe ser lo más amplia posible y debe reflejar las realidades que hay; si no actuamos con cuidado, va a ser complejo lo que hay que hacer», afirmó López Murphy en relación con Macri.

    Lo cierto es que parte del acuerdo ya incluía la no aparición de Macri en la eventual campaña presidencial de Carrió con el ex ministro. Sin fotos, se plantó la consigna. En todo caso, se aceptaría que el jefe de Gobierno electo siga diciendo que vota a López Murphy, pero ahora como candidato a senador, si finalmente ése es su destino, ya que ayer Esteban Bullrich (el negociador por Recrear) admitió que hay posibilidades de que su jefe político integre la fórmula presidencial. Es probable esa alternativa cuando los nominados a posibles candidatos a vice están poniendo reparos ante el nuevo amigo de la postulante.

    Los macristas no reaccionaron todos del mismo modo. El beneplácito de Michetti contrarrestó ayer con la indignación de Federico Pinedo, quien, al escuchar las declaraciones de Carrió, no pudo ocultar su sobresalto. Dio a entender, el diputado, que el macrismo le quitaría todo apoyo a López Murphy. «Nos parece ofensivo, injusto e injustificado lo que dijo la doctora Carrió», replicó Pinedo.

    «Desde PRO tenemos otra generosidad a la hora de plantearnos una visión política y la construcción de consensos», reforzó el legislador.

    «Si no se cierra un acuerdo con Carrió, continuaré con mi candidatura presidencial. Lo que implica el acuerdo lo veremos cuando hagamos los anuncios, y si no hay anuncio, seguiremos con la nuestra», dijo a su turno, López Murphy.

    Después, el ex ministro habló del reemplazo de su candidatura, diciendo: «No es un problema de cargos, ni yo tengo una obsesión por los cargos, lo que me vendría bien es que tengamos una alternativa para el país».

    Si hay una preocupación acerca de si sobrevivirá la alianza PRO, es de los porte-ños. Lo explicó el legislador reelecto Martín Borrelli, cacique de otra pata PRO, el Partido Federal.

    «Nosotros tenemos que privilegiar nuestra sociedad con López Murphy y no perder de vista que habrá siete diputados de Recrear en el bloque PRO de 28. Entraríamos en crisis si damos apoyo, por ejemplo, a Roberto Lavagna.»
  • Dejá tu comentario