Maradona llega en el tren con Evo Morales

Política

Circuito cerrado de DVD, música funcional, cómodos sillones, aire acondicionado y calefacción central son sólo algunas de las comodidades del «expreso ALBA», el tren que hoy por la mañana llegará a la estación de Mar del Plata, paradójicamente, para reivindicar los derechos de los pueblos oprimidos de América latina. Como si esta contradicción fuese poca cosa, el tren en el que también viajarán el periodista diputado de izquierda Miguel Bonasso y el piquetero oficialista Luis D'Elía para repudiar la presencia de George W. Bush en la III Cumbre de los Pueblos, fue importado de Estados Unidos en la década del '50.

Así lo reveló el director de Ferrobaires, José María Ochoa, quien aseguró que es «un tren especial, que ha sido charteado».

• Dirigente boliviano

A Maradona y compañía se sumó a último momento el líder cocalero del Movimiento al Socialismo de Bolivia, Evo Morales. El tren llegará a la Feliz entre las 6 y las 7 para participar de las marchas convocadas para repudiar la presencia de Bush en el país y rechazar el ALCA.

El «expreso del ALBA», en alusión a la Alternativa Bolivariana para las Américas que propone el presidente de Venezuela,
Hugo Chávez, en contraposición al ALCA, impulsado por Estados Unidos, tiene cinco vagones y está coordinado por Bonasso. Allí viajarán también músicos, actores, periodistas y dirigentes políticos como el cantante León Gieco, el director bosnio de cine Emir Kusturica y el local Tristán Bauer, la diputada del MST Patricia Walsh, los actores Mirta Busnelli y Oscar Martínez, los músicos Víctor Heredia, Gustavo Cordera (cantante de Bersuit Vergarabat) y Teresa Parodi, entre otros. Este viaje en tren está organizado de manera independiente de la III Cumbre de los Pueblos organizada con la supervisión de la Cancillería argentina, pero una vez en la ciudad costera se unirán a la marcha de la contracumbre que saldrá de la avenida Luro con destino al estadio mundialista.

La inocencia de los organizadores de la contracumbre llegaba a tal extremo de dudar si Maradona sería capaz de soportar un viaje en tren de línea hasta Mar del Plata, ignorando el expreso de lujo en el que se trasladaría.

La ofensiva anti-Bush ya empezó a sentirse desde la noche del martes, cuando en vagones más modestos que los que cobijarán a Maradona, partieron desde Constitución unos 500 piqueteros de la oficialista Federación Tierra y Vivienda que conduce D' Elía.

Dejá tu comentario