FMI: Guzmán afina "nuevo sendero" fiscal y no habrá reunión con JxC

Política

 Versiones sobre inminente envío de propuesta de acuerdo con el Fondo. "Guzmán no quiere dar cuenta del ajuste que pactó con el Fondo", se quejó Morales (UCR). Algunos legisladores volvieron del exterior y debieron cancelar pasajes aéreos tras la cancelación de la reunión.

Martín Guzmán se prepara para enviar a Washington la propuesta de pago de Argentina ante el Fondo Monetario Internacional. Esa versión y otras especies se esparcieron en el círculo rojo de la política a partir de la suspensión del encuentro que el Ministro de Economía y Finanzas iba a mantener con gobernadores y jefes de bloque de la oposición. La reunión incluso llegó a tener fecha, hora y lugar de realización: este martes a las 19:30 en el Congreso de la Nación.

La Casa Rosada y el staff de mandatarios de Juntos por el Cambio que integran Horacio Rodríguez Larreta (CABA), Gerardo Morales (Jujuy), Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gustavo Valdes había llegado a un acuerdo, con la participación de Sergio Massa, para celebrar la reunión en el ámbito parlamentario con la participación de todos los bloques. Tanto que Julio Vitobello, secretario general de la Presidencia, había sido instruido para adelantar el acto sobre energías limpias que Alberto Fernández y Guzmán van a encabezar en San Juan a partir de las 15:30 del martes con el objetivo de que el Ministro pudiera estar a las 19:30 en el Congreso.

Sin embargo, ya en la noche del domingo pasado, la reunión estaba caída. “Guzmán no quiere mostrar los números”, bramaban en off algunos de los invitados de Juntos a la reunión donde esperaban que el Ministro informe una minuta sobre el nuevo sendero fiscal y la propuesta de pago al FMI por la deuda de 57.000 millones de dólares contraída durante la gestión de Mauricio Macri. La explicación que dejaron trascender desde el gobierno nacional no difiere demasiado de esta visión. “El Ministro no quiere brindar mayor información a la que ya expuso ante los gobernadores del oficialismo”, fue el diagnóstico oficial por la cancelación del encuentro con la oposición.

Esta tarde, el cordobés Mario Negri, gestionaba la cancelación del pasaje aéreo que tenía reservado para ir a ver a Guzmán mañana al Congreso. A otro radical, el mendocino Alfredo Cornejo, se había vuelto especialmente en auto desde Chile hasta Mendoza para abordar otro avión hacia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Otro viaje cancelado.

Surgen dos interrogantes. ¿Puede un ministro desactivar de manera unilateral un encuentro con mandatarios y jefes de bloque opositores que estaba organizado a pedido del Presidente? Además, ¿Cuál es la profundidad del nuevo sendero fiscal y qué consecuencias internas puede tener en el equilibrio de poder del Frente de Todos? “Cristina, no tengas miedo”, había sido el pedido del Presidente a su vice el pasado 10 de diciembre ante una plaza colmada de militantes del Frente de Todos. Desde Economía repiten que el acuerdo con el FMI no pondrá en riesgo el proceso de recuperación económica del país. Sin embargo la urgencia por reducir el déficit fiscal ya llevó a un recorte del gasto del Estado por $225.000 millones en salud, educación y energía según consta en el último informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC).

Mientras Guzmán afina los números finales de un “nuevo sendero fiscal” que sería presentado ante el board del organismo de crédito multilateral, Santiago Cafiero intenta convencer en Washington a Antony Blinken, Secretario de Estado de los Estados Unidos, que Argentina es el mejor aliado geopolítico que puede tener en el cono sur. Antes de viajar, el Canciller argentino recibió a Guzmán. Al igual que los jefes opositores, Cafiero necesitaba más información, datos, números y un borrador de la propuesta argentina antes de sentarse frente a Blinken. Su trabajo será, finalmente, más político que técnico. Acercar intereses de ambos países más allá del Fondo para lograr apoyo del principal accionista en el FMI.

Dejá tu comentario