Más calma en el gobierno y algo menos de tensión

Política

Puede ser parte de la táctica de la guerra desatada para alejarlo también a Felipe Solá del hoy aislado Eduardo Duhalde, pero lo cierto es que ayer el presidente Néstor Kirchner usó al actual gobernador bonaerense para deslizar algunas medidas que serán bien miradas por la sociedad y, desde ya, por los políticos y gobernadores.

También la táctica podría estar -y no sería mala- en golpear desde el gobierno, como se hizo, y retroceder un paso ahora para dar otros dos más adelante y avanzar sobre el duhaldismo.

O también puede ser que hayan comprendido algo lógico: si van peleados a la elección de legisladores en octubre de 2005, corren riesgo electoral frente a adversarios y a perfilados como Lilita Carrió y la consolidación de Mauricio Macri y Ricardo López Murphy y la izquierda trotskista.

No dejarán de odiarse Duhalde y Kirchner -menos sus esposas- pero con los anuncios de ayer se ve al gobierno más calmo (aunque sea por pícaro) y, por consiguiente, hay menos tensión en el país.

Dejá tu comentario