Más poder a Bendini

Política

El jefe del Ejército, Roberto Bendini, hoy puede presumir de disponer del máximo poder en su fuerza: ha realizado los cambios y determinó los ascensos que más le convenían, burlando inclusive las recomendaciones de sus cuerpos orgánicos. Hasta llegó a prescindir de generales que él mismo había hecho ascender hace apenas un año. O sea, los despidió sin que puedan cobrar la jubilación como tales.

Arbitrios cesaristas que avalaron Nilda Garré y, naturalmente, el propio Néstor Kirchner. Así, se ha convertido en segundo suyo el general Pozzi, a quien en la fuerza lo conocen como «el De Vido de Bendini» -seguramente por profesar la misma amistad del ministro con el Presidente-, y en lugares clave ha colocado a otros hombres de su confianza: Montero y el coronel Martene. Lejos ya se ubica el tiempo en que Bendini parecía acosado por la Justicia -irregularidades cometidas en una guarnición del Sur-, tema del que salió airoso en los tribunales de esa región casi jabonosamente. Igual ha tenido sus peripecias. Se cuenta que al relevar a un general, en el Norte, éste le reclamó explicaciones por la súbita remoción, a lo cual Bendini le replicó: «Bajá a la Capital que te explico». La respuesta del apartado fue: «Qué bajar ni bajar, decime cómo les explico a mi mujer, a mis hijos, a mi padre, que me mandaste aquí con una misión por un tiempo largo y me despedís cuando se te da la gana». Así está el clima, Bendini reina.

Dejá tu comentario