Exagente de la AFI acusada de espiar al cuñado de Macri y a Santilli: "Siempre me decían que mientras menos sepa, mejor"

Política

Se negó a declarar, y se remitió a una declaración anterior en la que reveló detalles de los seguimientos ordenados por la AFI de Gustavo Arribas.

Una exespía que confesó haber hecho espionaje al cuñado de Mauricio Macri y al funcionario porteño Diego Santilli se negó hoy a declarar, pero se remitió a su declaración anterior en la que dio detalles de los seguimientos que realizaba la AFI comandada por Gustavo Arribas. Los seguimientos a “Ramona y Durazno” y a Santilli. La mujer cobraba en “negro” de ese organismo.

“Buki” Ingresó a trabajar “para Presidencia” durante el gobierno de Macri y luego para la AFI por recomendación de otro ex espía, Jorge “el turco” Saez, amigo de su padre. Respondían a Alan Ruiz, y a ella le pagaban en “negro”. “No sabía que lo que hacia podía ser ilegal”, había remarcado en una indagatoria que brindó en julio pasado ante el juez Federico Villena, a la que hoy se remitió.

Daiana Romina Baldassarre, con nombre asignado por AFI “Dolores Benoni", fue relevada de la obligación de guardar secreto y rechazó contestar preguntas en la indagatoria realizada hoy vía zoom ante el juez Juan Pablo Augé en la causa de espionaje ilegal que tramita en Lomas de Zamora.

Su nombre ya fue difundido y se hizo conocido por formar parte de los grupos que dirigía Alan Ruiz, el exjefe de Operaciones Especiales de la AFI de Gustavo Arribas.

Integró el grupo “Super Mario Bros” y otro que se llamaba “Cueva” en el cual se encontraban Saez, y otros espías, Leandro Araque, Champi, Goyo, Emiliano Matta y “un señor que falleció al que le decían “La perica”.

“Siempre me decían que mientras menos sepa mejor, la frase que usaban todos ahí era “no hay necesidad de saber”, “yo los acompañaba y hacía de pareja de ellos (de distintos chicos que me decían que pertenecían a Presidencia de La Nación).

Seguimiento a Diego Santilli: En su declaración anterior, la exagente contó sobre el seguimiento al funcionario porteño. “Recuerdo también, que en una oportunidad, en el año 2018, Emiliano Matta, me llamó y me dijo: “Buki queres ir a una reunión de vecinos, porque tengo que juntar gente para que vaya?. Yo le dije que si, porque me parecía que no era nada malo. Me dijo anótate en este Link, yo lo busque y era en un club de Chacarita, decía reunión de vecinos y el horario, veo que era a la mañana, me anote con mi nombre y apellido real, hasta ese momento no pertenecía a AFI. Mi función era contarle los temas de los que se hablaba y si Santilli estaba allí. Una vez que informaba me volvía a mi casa”.

“Otra vez tuve ir a un bar que estaba frente a la Legislatura Porteña, para informar si veía Santilli, esto fue un poco después de la reunión de vecinos en Chacarita, pero como no lo ví, a las 14:00 horas aproximadamente me retire del lugar”.

Luego le preguntan por un seguimiento de agosto de 2018. “Ese día era sábado y yo estaba en un Bonafide situado en una esquina de la Avda. Rivadavia en Mataderos, con mi papá, ­esto fue antes de la reunión de vecinos del club de Chacarita­, en el que también estaba Larreta, por eso yo le mande mensaje al Turco para contarle que estaba en el mismo bar que nosotros, pero no porque me pidieron que lo informe, lo hice como chiste porque a mi papá como es pelado lo cargaban con Larreta. Una vez que le conté tal circunstancia al Turco, el me manifestó su interés por saber si estaba allí Santilli. Ellos siempre pensaban que a todos lados iban juntos Larreta y Santilli. El que les interesaba a ellos era Santilli, y no sé por qué era ese interés”.

“Ramona y Durazno”: Contó que en una oportunidad tuvo que identificar el auto de “Ramona y Durazno, pero yo no sabía quiénes eran estas personas, les ponían apodos a todos”. Ramona y Durazno eran Luis Barrionuevo y Graciela Camaño, a quienes la AFI de Gustavo Arribas hizo espiar.

"Salvatore”: Relató en aquella indagatoria que una oportunidad, “tuve que ir a un club donde había canchas de tenis, creo que era en Vicente López, fui con Goyo y Champi (desconozco los nombres verdaderos de estas personas), nos sentamos en una mesa del buffet de ese club, yo estaba de espalda y ellos quedaban de frente al vidrio que daba a una cancha donde estaban jugando dos personas al tenis, nombraban a uno de ellos como que era un tano importante, Salvatore, pero yo no sabía quien era, para mi era una persona X”.

Se trataba de Salvatore Pica, la pareja de la hermana del ex presidente Macri, a quien le hicieron espionaje ilegal.

“Con el tiempo pregunté quién era esa persona que habíamos visto en el club, y me dijeron que era el cuñado de Macri .Todo esto lo hice como changas antes de entrar efectivamente como personal en la AFI”. “Por estos trabajo me pagaban en efectivo en un sobre, aproximadamente $ 10.000.­ por ir varias veces a hacer diferentes cosas”.

De su declaración surgen algunos aspectos de cómo se trabajaba en las distintas oficinas administrativas. “Ahí se guardaba secreto de todo, era una regla que si alguien entraba a la oficina de otra persona se daban vuelta todos los papeles que podíamos tener sobre el escritorio, hasta el parte diario que yo hacia, se guardaba secreto de todo, no sabíamos ni los nombres verdaderos, eran supuestos o apodos”, describió.

También está acusada de espionaje al camarista Martín Irurzun y al periodista Hugo Alconada Mon.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario