Senado blinda pack económico de alivio en pandemia: sanciona moratoria y avala guiño a turismo

Política

Durante la sesión especial también se activarán la designación de Ricardo Alfonsín como embajador argentino en España. Aval al DNU que finaliza la intervención a Vicentin.

El Senado avanzará esta tarde con un pack económico que aliviará el panorama de la economía local en pandemia: el pleno de la Cámara alta, que comanda Cristina de Kirchner, sancionará la ampliación de la moratoria tributaria, previsional y aduanera, y aprobará y girará a Diputados un proyecto de consenso sobre “sostenimiento y reactivación productiva de la actividad turística nacional”, con el fin de dar respuestas a uno de los sectores más golpeados por el coronavirus.

Al cierre de esta edición, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio negociaban la inclusión de dos temas que necesitan los dos tercios para ser habilitados: la ampliación del Presupuesto 2019 -prorrogado-, que fue dictaminado el del martes último pero aún no cuenta con los siete días reglamentarios para llegar al recinto; y modificaciones a la ley de economía del conocimiento que pide el macrismo.

Sin embargo, el kirchnerismo desconoció anoche la viabilidad de alcanzar un acuerdo con respecto a economía del conocimiento -dentro del propio Gobierno están las fisuras, por los beneficios a empresas- , y se mostraba más proclive a conceder pedidos de gobernadores para poder sancionar hoy la ampliación del Presupuesto.

La sesión, que comenzará a las 14, tendrá varias declaraciones a favor de acciones realizadas por el papa Francisco y la activación de pliegos de embajadores como Ricardo Alfonsín (España), Mateo Capitanich (Nicaragua) y Hernán Patiño Mayer ( Hungría, Croacia y Bosnia-Herzegovina).

Moratoria

En concreto, el proyecto de moratoria establece planes entre 48 y 120 cuotas -diversos límites para sector tributario y previsional, por caso- para regularizar las deudas acumuladas hasta el 31 de julio. Además, los contribuyentes podrán adherirse hasta el 31 de octubre a la moratoria y deberán pagar la primera cuota del 16 de noviembre.

Por otra parte, la tasa de interés será del 2% mensual hasta enero de 2021, y luego se aplicará una tasa variable. En tanto, la iniciativa impone también que las empresas grandes no podrán distribuir dividendos ni realizar operaciones con títulos durante dos años.

También habrá premios para cumplidores. En ese sentido, para el caso del Monotributo, habrá una exención del componente impositivo para las categorías A y B de seis cuotas mensuales y consecutivas; C y D; cinco; E y F; cuatro; G y H; tres; e I, J y K, dos cuotas mensuales y consecutivas, respectivamente. En ningún caso, el límite del beneficio podrá superar un importe total equivalente a $17.500. Además, en personas humanas aumentará un 50% la deducción especial en Ganancias.

A diferencia de lo ocurrido en la Cámara baja, en donde algunos artículos avanzaron con lo justo durante la votación en particular del texto, el oficialismo tiene quórum y mayoría absoluta en el Senado -no así los dos tercios- para sancionar la iniciativa sin problemas. A fines del mes pasado, y en Diputados, la oposición se abstuvo en la votación en general y sólo se opuso a un puñado de artículos.

La semana pasada la jefa de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, blindó -al igual que en Diputados- la iniciativa. Según la funcionaria, la deuda con el fisco “creció 90%”, y la moratoria implicará soluciones sobre deudas exigibles por poco más de $540.000 millones de pesos. En esa línea, destacó: “Es muy relevante ya que, sin un programa de regularización, sería de muy difícil recuperación”.

Marcó del Pont desterró las acusaciones del macrismo y de otros bloques opositores con respecto a “trajes a medida” de empresas. “Las moratorias son amnistías que sólo pueden ser habilitadas por el Congreso. Acá incorporamos a todos los sujetos y a todos los tributos, salvo excepciones que siempre han figurado en las moratorias”, señaló.

Ante la insistencia de la oposición, la titular de la AFIP también remarcó que la historia sobre empresas quebradas y sin ningún estímulo dejó como resultado recaudaciones cercanas al 3% del total, contra el 60% a la hora de activar moratorias. No sólo eso: agregó que cerca de 4.700 empresas se encuentran en condiciones de avenimiento.

Por último, la funcionaria aseveró que lo que se impulsa “es un instrumento extraordinario en una situación extraordinaria”, y avaló el flamante acuerdo del Gobierno por la deuda bajo legislación extranjera, que “abre un horizonte para el proceso de recuperación” del país.

Marcha atrás

Durante la sesión, el pleno del Senado también votará a favor del aval al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) con el que el Gobierno desactivó la intervención de Vicentin, empujado por el oficialismo a inicios del corriente mes en la comisión bicameral de Trámite Legislativo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario