No sólo Kirchner amortiguó querella De Vido vs. Carrió

Política

¿Fue Néstor Kirchner el único en convencer a Julio De Vido de que no debía convertir a Elisa Carrió en una víctima del poder oficialista? El ministro De Vido, desde la localidad santacruceña de El Calafate, explicó que decidió retirar la querella penal con pedido de encarcelamiento «sobre la base de una charla que tuve con el Presidente», pero insistió que, «por supuesto», seguirá adelante con la demanda civil en reclamo por daño a su honor.

La denuncia penal del ministro de Planificación Federal surgió a partir de dichos de la ex diputada en las que lo señaló como el «cajero» de la campaña de Kirchner.

El Presidente le hizo llegar a De Vido la inconveniencia política de pedir cárcel para la ex diputada chaqueña. También Carlos Kunkel -fogonero de la transversalidad-, le hizo llegar al fastidiado ministro sus dudas acerca de la conveniencia del pedido, que podían trabar el proyecto político en marcha. Pesó el argumento de que dejándola hablar, serán más los que se alejen que los que adhieran a su actitud opositora. Por lo pronto la ex diputada, en una visita hecha a Santa Fe, arremetió contra un aliado del gobierno y otrora alineado con la jefa del ARI, el ex intendente de Rosario, Hermes Binner.

Carrió
le reclamó al dirigente socialista que defina «si es oficialista o no». Locuaz, Carrió opinó que no existen diferencias entre el actual gobierno y las anteriores gestiones, tanto justicialistas como la del radical Fernando de la Rúa.

• Actitudes

Con ironía y disparándole en sus propios pagos, Carrió dijo que «lo quiero mucho a Binner, pero si es oficialista, es oficialista», y agregó que respeta a «los otros progresistas, pero si se equivocan, que se arrepientan». Con estas actitudes y desde el llano, desde el gobierno creen que espanta más que atrae aliados y por eso deben dejarla hablar.

Por su parte el jefe del bloque ARI de la Legislatura porteña,
Fernando Melillo, salió a advertir que De Vido «persiga judicialmente a Carrió y la amenace con cárcel, y no haga lo mismo con los empresarios de las privatizadas que no cumplieron sus contratos ni con funcionarios de entes reguladores que incumplieron sus deberes.

Una transversal aliada del gobierno del extinguido Frepaso,
Diana Conti -una de las que salvó al gastronómico Luis Barrionuevo y llegó al Senado reemplazando a Raúl Alfonsín-, presentó el viernes un proyecto de reforma del Código Penal para eliminar la pena de prisión en los delitos de injurias y calumnias. Por su parte De Vido aclaró que continuará la demanda «con toda mi convicción». En diálogo con la prensa, en el marco del encuentro con 200 industriales en El Calafate, sostuvo que seguirá adelante «con la demanda en favor de mi derecho de mantener mi nombre y mi honor». Precisó que «no retiré la demanda a Carrió. Lo que retiré es el pedido de encarcelamiento que faculta la ley argentina», aclaró el jefe de la cartera de Planificación.

El ministro se definió como
«un hombre de acción y operativo», y reveló que esta es la segunda querella de este tipo que presenta ante la Justicia, «en 20 años de acción pública». Y aclaró: «La primera la hice aquí, en Santa Cruz, y la persona a la que querellé se amparó en los fueros. Esta otra la voy a seguir adelante con toda la convicción que tengo en el sentido de que he sido injustamente calumniado e injuriado», concluyó De Vido.

Dejá tu comentario