Por ir tarde, tropas para Haití ante mayor peligro

Política

El Ministerio de Defensa ordenó retrasar la salida del grupo de reconocimiento de Cascos Azules con destino a Haití. Estaba previsto que el titular del contingente conjunto, capitán de navío infante Adrián Sánchez partiese el 29 de mayo, junto con un pelotón adelantado con propósitos de reconocimiento de Cap Haitien, ciudad asignada a las fuerzas criollas. Pero la demora en la firma y envío del proyecto al Congreso que autoriza la salida de las tropas obligó a aplazar la fecha que aún es incierta. El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó un mandato de seis meses para la Misión de las Naciones Unidas de Estabilización de Haití (Minustah). Liderada por Brasil, la nueva misión integrada por el Mercosur más Chile, debe reemplazar el 1 de junio a las tropas de EE.UU., Canadá y Francia desplegadas en el país caribeño desde principios de marzo, tras el derrocamiento del presidente Jean Bertrand Aristide, en medio de un violento alzamiento armado (ver vinculada).

Por eso en el proyecto girado el viernes pasado, se pide al Congreso le otorgue el procedimiento que imprima la mayor celeridad posible al tratamiento del egreso de las fuerzas. José Pampuro acordó con su pares de Brasil, José Viegas, y de Chile, Michelle Bachelet, que se asigne el área de responsabilidad Norte a la fuerza integrada por el Ejército y la Armada. Este diario pudo obtener en exclusividad el mapa operativo que muestra las zonas de trabajo de los Cascos Azules en la situación de máximo despliegue, es decir con los 6.700 efectivos solicitados por Kofi Annan. La zona Norte identificada con el número 5, cuya ciudad principal es Cap Haitien, estaría a cargo del contingente conjunto argentino, siempre que el Congreso llegue a tiempo con la autorización. Ahora está bajo responsabilidad de Francia que abandona el terreno a principios de junio.

• Debilidad

El reporte de inteligencia elaborado por el coronel Gabriel Guerrero, enviado especial a Haití por el Estado Mayor Conjunto (EMC), responsable operativo de la misión, señala que la ciudad no cuenta con energía eléctrica ni agua potable tratada, el aeropuerto está en operaciones, el puerto local trabaja con restricciones sólo en la descarga y la situación social está en tensa calma. Estos mismos datos fueron corroborados por otro informe de inteligencia enviado por las fuerzas chilenas al EMC. El miércoles, Pampuro se reunirá con los cuatro jefes militares en el edificio Libertador, allí definirá los últimos retoques a los Cascos Azules criollos, qué fuerza pondrá los helicópteros -no está asegurado el sostén logístico-ya que se teme que el material de aviación o no regrese o retorne inútil al país. Esta debilidad reverdeció el programa de adquirir un buque anfibio con capacidad logística aeronáutica, y Pampuro explorará con el jefe naval Jorge Godoy, el mes próximo en París, una oportunidad que ofrece la Marina francesa. La mayor preocupación del ministro y la cúpula militar es que si el Congreso demora la aprobación, podría modificarse el área asignada al contingente argentino. El peor escenario de acuerdo con el informe de la inteligencia chilena está en la Zona Sur (ver mapa) dos ciudades: Les Cayes y Jacmel registran gran actividad de narcotraficantes junto a rebeldes y presos políticos liberados tras el derrocamiento de Aristide.

• Tareas detalladas

El informe del Departamentode Estado de los Estados Unidos publicado a principios de mayo asegura que « miembros del gobierno y de la Policía Nacional de Haití, específicamente de la unidad de seguridad presidencial y la guardia del palacio, estaban activamente involucrados con el tráfico de drogas». El Departamento de Control de Narcóticos de Estados Unidos recientemente publicó otro documento que indica que 8% de las drogas ilegales que ingresan a Estados Unidos provenientes de Colombia han pasado por Haití. Las tareas a desarrollar por los Cascos Azules en Haití quedaron bien detalladas en 10 puntos del proyecto enviado al Congreso (no hay compromiso contra el narco) pero en los objetivos generales de la Minustah, expuestos por Brasil a Pampuro hay tres que englobarían el flagelo: proteger civiles bajo amenaza inminente o violencia física, asistir en el desarme, y Disuadir grupos armados y prevenir potenciales amenazas a la seguridad. La ministra chilena Michelle Bachelet se adelantó al riesgoso escenario e incluyó 36 efectivos de carabineros (fuerza policial) en el despliegue.

Dejá tu comentario