Presupuesto 2021: sin pistas de la reforma y dos datos que explican la Argentina inviable

Política

Está claro que no se trata de una primicia que hará estallar titulares, pero el dato implica el reconocimiento oficial de una realidad que de una forma directa explica buena parte de la inviabilidad de cualquier esquema de economía sustentable: el gobierno le pone un número allí a la Informalidad laboral: 35,8 %.

El dato pasa desapercibido en medio del fárrago de cuadros, programas y consideraciones que se incluyen en el Mensaje adjunto que cada año el Poder Ejecutivo envía al Congreso acompañando el proyecto de Presupuesto nacional. No por eso carece de importancia: el gobierno le pone un número allí a la Informalidad laboral: 35,8 %.

Está claro que no se trata de una primicia que hará estallar titulares, pero el dato implica el reconocimiento oficial de una realidad que de una forma directa explica buena parte de la inviabilidad de cualquier esquema de economía sustentable. Ese nivel de trabajo (y también economía en negro) implica que prácticamente solo el 60% del país activo aporta y paga impuestos. No es un dato menor el que acerca el Presupuesto 2021 justo cuando dentro del Gobierno comienzan a escucharse anuncios sobre una posible nueva extensión de la moratoria previsional que permita jubilarse a más personas que no cuenten con sus 30 años de aportes cumplidos, como un puente para facilitar la salida del IFE.

Dentro del mismo tema aunque con alguno distinto, Fernanda Raverta tuvo una buena noticia ayer con la aceptación de Juntos por el Cambio en el Congreso del proyecto para solucionar las deudas de las provincias con el Fondo de Garantía de Sustentabilidad.

No existe guiño del proyecto de Presupuesto 2021 para la reforma tributaria. Es de una correcta práctica en materia de Administración Financiera que el presupuesto se elabore en base a leyes aprobadas, es decir, sin tener en cuenta cambios impositivos que el Congreso puede aprobar en el futuro, aunque sea inmediato. Esos mayores ingresos, si los hay, se deben incorporar una vez que el Congreso vote el impuesto que esté en cuestión, pero en este caso no existe ni un indicio sobre por dónde puede pasar esa reforma tributaria que el Gobierno anunció que iría junto con el Presupuesto 2021 y que se mantiene como un secreto de Estado.

Aunque está claro, después del endurecimiento del cepo cambiario de esta semana, que los controles sobre el dólar seguirán in eternum, también en eso hay confirmaciones en el mensaje al Congreso: “En las actuales circunstancias de la economía argentina, la administración de la formación de activos externos es imprescindible para darle previsibilidad y estabilidad al tipo de cambio”.

Al margen de la coyuntura otra confirmación de la Argentina inviable: se suspende, una vez mas, el cumplimiento de todas las aplicaciones de las leyes de Responsabilidad Fiscal. Esos límites virtuosos en Nación y provincias sobre el gasto y el déficit permitidos nunca terminaron de cumplirse y su existencia, desde que se votó por primera vez como idea de José Manuel de la Sota en la gobernación de Córdoba, pasó a ser abstracta. Tanto es así que cada año se suspende su vigencia porque simplemente ese símil criollo del Tratado de Maastricht, que fijó los parámetros macroeconómicos de pertenencia de los países en la Unión Europea, es incumplible. Tema para asumir en el debate sobre la Argentina imposible donde los límites virtuosos se borran.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario