¿Quién decide si hay que disparar?

Política

La Secretaría General de la ONU remitió al gobierno un documento titulado «Numbered Rules of Engagement (ROE) for Minustah», es el anexo «A» de la Resolución Nº 1.542 que ordenó la creación de la misión de Cascos Azules para Haití. En tres carillas, Naciones Unidas establece las reglas de empeñamiento (ésa es la traducción del título en inglés) para todas las fuerzas de los países que integran la Minustah, son normas precisas para la aplicación de la fuerza, el empleo de las armas, y la autorización para detener registrar y desarmar personas. Curiosamente las reglas de empeñamiento no fueron agregadas al proyecto del Poder Ejecutivo que trató el Senado la semana pasada y que hoy debate Diputados, sino que se distribuyó una copia que algunos senadores creyeron era material confidencial. Se diría que el olvido del gobierno guarda relación con un bien preciado: el «costo político», los estadounidenses le llaman el costo de los body bags (fundas de plástico para las bajas) y, por supuesto, los une el axioma de que si se puede evitar, mejor que lo pague otro.

En la sesión del Senado que se llevó a cabo el 1 de junio, con la asistencia de los ministros Rafael Bielsa y José Pampuro, se trató la cuestión de las reglas de empeñamiento a instancias de una consulta del radical misionero Mario Losada. Sorprendió la respuesta de Pampuro: « A posteriori de que este proyecto de ley sea tratado y en función del tratamiento positivo de este proyecto, el Presidente tendrá que firmar, por supuesto, la ley de empeñamiento (n.r.: se refiere a las reglas de empeñamiento), porque son los límites y las circunstancias de actuación de nuestra propia fuerza. Y nuestro interés máximo es mandar estas reglas de empeñamiento al Congreso para que éste también las trate oportunamente. Pero esto queda supeditado a la aprobación del proyecto de ley. Si no es aprobado, no tiene sentido tratar la ley de empeñamiento, como se la llama».

Desde que Pampuro ordenó la planificación de la misión a Haití al titular del Estado Mayor Conjunto (EMC), brigadier general Jorge Chevalier, hubo numerosas reuniones de análisis y recurrentemente se volvía sobre un tema preocupante: el comportamiento de los efectivos ante situaciones de riesgo de vida, de actos hostiles y de delito flagrante de los nacionales haitianos. Se elaboraron documentos de trabajo con reglas de empeñamiento propias hasta que Naciones Unidas remitió las definitivas a las que este diario tuvo acceso exclusivo. La Cancillería también tuvo su copia por la vía del embajador César Mayoral, hombre de Chacho Alvarez, a cargo de la representación ante las Naciones Unidas. Se trata de cuatro reglas agrupadas bajo los siguientes títulos: Nivel de fuerza, Uso de armas, Autorización para portar armas y Autorización para detener, registrar y desarmar. Los uniformados que integran el continente conjunto argentino, comandados por el capitán de navío infante de Marina Adrián Sánchez, esperan la cartilla impresa que proveerá el EMC con esas reglas. « Nadie moverá un músculo si la cartilla no viene firmada», dijo una fuente militar que forma parte de la misión a Haití. Este viernes partirá hacia Puerto Príncipe el grupo de reconocimiento a cargo del capitán Sánchez y seis oficiales de su estado mayor, tomarán contacto luego con efectivos canadienses en Gonaives, que es la zona de responsabilidad asignada a las tropas criollas. La ansiedad de los efectivos por contar con el listado de normas autorizado por el gobierno nacional tiene su explicación, se citan algunos ejemplos cuyo texto tensa el nervio castrense:

• Se autoriza el uso de la fuerza, incluyendo fuerza letal (n.r.: muerte) para defenderse y defender al personal de Naciones Unidas contra actos o intento de actos hostiles.

• Se autoriza el uso de la fuerza, incluyendo la fuerza letal para resistir intentos de secuestro o de detención de sí mismo o de personal de Naciones Unidas.

• Se autoriza el uso de la fuerza, incluyendo fuerza letal para defender a personal internacional (no de las Naciones Unidas) contra actos o intento de actos hostiles.

• En ausencia de personal policial autorizado, se autoriza la detención de cualquier persona que cometa un delito o que intente cometerlo.

• Se autoriza la detención de individuos o grupos que come-tan actos hostiles o que demuestren hostilidad contra uno, sí mismo, contra su unidad o contra personal de Naciones Unidas.

• Se autoriza el registro para buscar armas, municiones o explosivos, incluso de personas detenidas.

• Se autoriza el desarme de individuos o grupos, cuando así lo determine el comandante de la fuerza.

Dejá tu comentario