Radicales, a Río Gallegos contra acto del 25 de Mayo

Política

Santa Cruz será escenario el próximo 25 de Mayo de una cumbre antikirchnerista. Como contracara del acto que la Casa Rosada prepara en Mendoza junto al gobernador Julio Cobos para celebrar los cuatro años en el poder de Néstor Kirchner, la Unión Cívica Radical llevará a Río Gallegos a todo el bloque de diputados nacionales y a varios senadores para repudiar la crisis social y política que mantiene las escuelas cerradas desde hace más de 40 días.

La contracumbre santacruceña tendrá su escenario en la intendencia de Río Gallegos, comandada por el radical Héctor Roquel y al evento ya fue invitado el obispo Juan Carlos Romanín, a quien el gobierno nacional señala como uno de los cabecillas de la protesta, arengado en secreto por Jorge Bergoglio. También estarán presentes los principales referentes de los sindicatos en huelga, como Pedro Muñoz de los docentes y Pedro Biott de los municipales (SOEM).

Esta semana se intensificaron las gestiones para conseguir que Roberto Lavagna abandone su perfil ermitaño y viaje también a tierra santacruceña para apoyar el reclamo de sus socios radicales. Hermético, el jefe de la coalición para Una Nación Avanzada (UNA) no confirmó aún su presencia. El que sí estará presente es Eduardo Arnold, el principal referente del peronismo disidente que se encolumna detrás de la candidatura presidencial del ex ministro de Economía, que hoy visitará el Senado.

La idea de nacionalizar el conflicto santacruceño y trasladar allí los festejos de la principal fecha patria surgió el jueves pasado en la reunión ampliada del comité federal de la UCR en la sede partidaria de la calle Alsina. Allí, el diputado santacruceño Juan Acuña Kunz y el senador Alfredo «Freddy»

Martínez lanzaron la propuesta que contó rápidamente con un alto grado de adhesión de los dirigentes y los caciques radicales. Fernando Chironi, jefe de la bancada en la Cámara baja, aceptó la propuesta y el presidente del partido, Gerardo Morales, dio luz verde para que se avance en los preparativos del acto antikirchnerista.

  • Esperanzas lavagnistas

    Nacionalizar la crisis santacruceña y presentar a esa provincia patagónica como un laboratorio de lo que ocurrirá en el país en los próximos cuatro años, es una idea que desvela a los radicales lavagnistas. Ven allí la última esperanza para luchar contra el blindaje político que la bonanza económica le otorga al matrimonio Kirchner. Y apuestan que, de no apagarse el hervidero que vive hoy la provincia austral, Cristina Fernández deberá abandonar sus ambiciones presidenciales y acudir al socorro de su esposo. Especulaciones electorales al fin y al cabo. Sin embrago, los radicales más trasnochados también sueñan con la presencia de la principal fecha patria surgió el jueves pasado en la reunión ampliada del comité federal de la UCR en la sede partidaria de la calle Alsina. Allí, el diputado santacruceño Juan Acuña Kunz y el senador Alfredo «Freddy» Martínez lanzaron la propuesta que contó rápidamente con un alto grado de adhesión de los dirigentes y los caciques radicales. Fernando Chironi, jefe de la bancada en la Cámara baja, aceptó la propuesta y el presidente del partido, Gerardo Morales, dio luz verde para que se avance en los preparativos del acto antikirchnerista.

  • Esperanzas lavagnistas

    Nacionalizar la crisis santacruceña y presentar a esa provincia patagónica como un laboratorio de lo que ocurrirá en el país en los próximos cuatro años, es una idea que desvela a los radicales lavagnistas. Ven allí la última esperanza para luchar contra el blindaje político que la bonanza económica le otorga al matrimonio Kirchner. Y apuestan que, de no apagarse el hervidero que vive hoy la provincia austral, Cristina Fernández deberá abandonar sus ambiciones presidenciales y acudir al socorro de su esposo. Especulaciones electorales al fin y al cabo. Sin embrago, los radicales más trasnochados también sueñan con la presenciade Raúl Alfonsín el 25 de Mayo en Santa Cruz.

    El plan de montar en Santa Cruz un frente multisectorial similar al de Misiones que frustró, con Bergoglio y Joaquín Piña a la cabeza, el de reelección eterna del gobernador kirchnerista Carlos Rovira, ya está en marcha. Los radicales santacruceños designaron a tal efecto una mesa de enlace para impulsar las negociaciones con otras fuerzas políticas y con la Iglesia católica. La integran, además de Acuña Kunz, Martínez y Roquel, el presidente del partido, José Lozano, Miguel Chazarreta (Caleta Olivia), Luni Costa (El Calafate) y Ricardo Patterson (San Julián, zona centro). Ya agendaron para la semana próxima un encuentro con el jefe del partido socialista santacruceño, Héctor Di Tulio, un dirigente que aunque no renuncia todavía a sus fluidos contactos con la Casa Rosada pero podría asegurarse encabezar la lista de diputados nacionales por este frente opositor.

    La estrategia radical de llevar, en plena campaña electoral, todas las miradas a Santa Cruz fue criticada ayer por el presidente del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria (FpV), Agustín Rossi, quien acusó a Roquel por su afán «de intentar capitalizar políticamente» el conflicto gremial en la provincia patagónica.
  • Dejá tu comentario