Rebelión gremial en oficina de Picolotti

Política

La secretaria de Ambiente, Romina Picolotti, abrazada la semana pasada por el gobierno en una tediosa defensa, no puede decir todavía que «la casa está en orden». Por lo pronto, hoy encabezará la primera reunión de la Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo y después lidiará con una ruidosa protesta en su contra programada por referentes de ATE que estallará, pasado el mediodía, en la puerta del edificio central de la Secretaría, en San Martín 451. Ambos capítulos tienen aroma a conflicto. En el caso de la Autoridad de Cuenca, organismo creado para regular y controlar los trabajos de limpieza del Riachuelo, su constitución se logró recién hace un par de semanas y hoy tendrá su jornada inicial. Precisamente el retraso en la conformación de esta agrupación -que integran tres referentes nacionales, tres del Gobierno de la Ciudad y tres del bonaerense- fue uno de los argumentos que utilizaron los miembros de la Corte Suprema de Justicia durante las audiencias que se realizaron previas a la aparición del artículo periodístico, en el que la funcionaria de Ambiente aparecía sospechada de incurrir en una serie de desprolijidades en el manejo de su gestión.

Los miembros de la Corte indagaron a Picolotti sobre los detalles del plan de limpieza, que había sido defenestrado por un grupo de expertos de la Universidad de Buenos Aires.

La Autoridad de Cuenca, creada por ley nacional en noviembre de 2006, es un ente público interjurisdiccional, tiene personalidad jurídica, y funciona en el ámbito de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros. Precisamente, esa ley estipula que sus integrantes deben informar al Congreso una vez al año el estado de los trabajos en la cuenca, algo que todavía no ocurrió.

  • Frente interno

    El otro traspié para la abogada cordobesa es el frente gremial interno que se potenció desde la notoriedad que alcanzaron las presuntas irregularidades en la Secretaría, que la dejaron al borde de la salida del gobierno.

    Ayer los gremios lanzaron la primera piedra: emitieron un comunicado en el que se desprenden de la gestión Picolotti.

    «Dada la situación establecida (en esa área de gobierno) con respecto a los hechos irregulares de público conocimiento efectuados por sus autoridades, los trabajadores aclaramos que pertenecemos a la Secretaría y no a la ' gestión Picolotti'», reforzaron.

    Aluden a que en la institución «no debería volver a ocurrir lo mismo que durante el menemismo con María Julia Alsogaray», al tiempo que reafirmaron que «es preciso tener en claro que la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación no es la gestión Picolotti».

    Los gremialistas denuncian, entre otros puntos, discriminación y persecución de los delegados de ATE, vulnerabilidad de los elementales derechos laborales y gremiales, a la vez que repudian la actitud de las autoridades de la Secretaría de desplazar a trabajadores de la Dirección Técnico-Administrativa,privados del acceso al sistema informático presupuestario, «en forma arbitraria e injustificada», quienes habrían sido reemplazados por «amigos y parientes de Picolotti».

  • Sin contrato

    Alicia Rodríguez, delegada de ATE Capital, explicó que mientras Picolotti duplicó la planta de empleados, «hay, por ejemplo, 300 profesionales sin contrato y brigadistas de lucha contra el fuego de Chubut con una frágil situación laboral». Y ni que hablar de algunos detalles no menos importantes de carácter cotidiano: «Los invitamos para que vengan a ver el lamentable estado de los baños, sucios y destruidos, con los que debemos convivir todos los días en el edificio de San Martín 451», ironizaron.

    Los referentes sindicales denuncian, además, estar «hartos del trato grosero y patoteril» con el que la secretaria se presenta en las reuniones internas.

    «Picolotti desconoce la tutela sindical. Por eso no cesaremos hasta que la investigación se realice a fondo y los responsables paguen ante la Justicia», concluyeron.
  • Dejá tu comentario