Reclamó Bergoglio un pacto educativo

Política

El cardenal Jorge Bergoglio propuso ayer la creación de un «pacto educativo» para incluir a los más necesitados, cuando presidió desde la Catedral Metropolitana de la Capital Federal la denominada Misa por la Educación Argentina, con la presencia de unos 7 mil estudiantes de escuelas porteñas de gestión pública y privadas, evangélicas, judías, católicas, islámicas, ortodoxas y laicas. «Cuando el pacto entre padres, docentes, personal no docente y el Estado tiran cada uno para su lado, las víctimas son los chicos», reflexionó el primado.

Bergoglio dijo que «educar es crecer y sólo se crece donde hay entusiasmo, alegría y sencillez de corazón. Sólo se crece donde no hay egoísmo, donde hay éxodo de sí mismo para encontrar a otro. Cuando se piensa en los más pobres, en los que más necesitan, y se los va incluyendo en el pueblo, en la familia. Sólo se crece donde hay amor, porque educar es un gesto de amor».

  • Ciudad educativa

    Después de la misa se realizó un acto en Plaza de Mayo del que participaron Daniel Scioli, Jorge Telerman, Daniel Filmus y legisladores porteños. Se leyó en esa oportunidad la llamada Ley N° 01 del año 2010 -la primera ley de los 200 años-elaborada por un grupo de estudiantes para el Bicentenario, que apela a la creación de una Ciudad Educativa. La iniciativa de siete artículos fue presentada -previas palabras del legislador macrista Marcos Peñaa Telerman, quien se comprometió a « promulgarla hoy, ya mismo», porque, según dijo, es necesario «una ciudad justa y educadora, en serio, para todos».

    «Estamos convencidos de la importancia de esa ley, de la importancia del Bicentenario», indicó el jefe de Gobierno porteño al entregarle una bandera de la Ciudad para cada escuela que participó de la creación de la norma. Y agregó: «Gracias a los chicos por lo que nos enseñaron; que van a ser mejores que nosotros y van a ayudarnos a tirar del carro».

    Después llegó el turno de Filmus quien, parafraseando a Bergoglio, señaló: «No podemos crecer sin integrar a todos, no podemos educar sin amar». E indicó: «En un país donde no siempre las leyes se cumplen, no debiéramos esperar a 2010 para ver si estos preceptos se cumplen».

    Por su parte, Scioli enunció: «La propuestaque acaban de entregar al jefe de Gobierno es una extraordinaria iniciativa de Buenos Aires de cara al futuro».

    «Para 2010 tenemos una ciudad educativa, de amor, una ciudad de encuentros», recuerda Bergoglio al cierre del acto que concluyó con una suelta de globos que «significan los sueños de todos los jóvenes».

    Finalmente se llevó a cabo una oración interreligiosa con los representantes de todos los credos invocando a la educación, la paz y la inclusión de todos los excluidos. El pastor Rubén Proietti, de la Asociación Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina, puso la primera ley de 2010 «frente a Ti, Señor, para que la paz, la esperanza y la igualdad renazcan en esta tierra».

    Emir Jarnub, del Centro Islámico de la República Argentina, citó dos pasajes del Corán que vinculan la fe con la búsqueda del conocimiento y el amor a la patria.

  • Instante mágico

    El vicario episcopal de Educación, monseñor Juan Torrella, rogó para que la Ciudad sea «casa donde nadie quede afuera y todos volvamos a confiar y caminar juntos».

    El rabino Daniel Goldman, de la comunidad judía, calificó de «instante mágico» el acto en la Plaza de Mayo, ya que «nos unimos por un mismo ideal, por un sueño, por una utopía, a pesar de nuestras diferencias. Que no defraudemos a nuestros niños y que transformemos la casa en un hogar donde todos participen».
  • Dejá tu comentario