Se calientan las elecciones: Telerman adelanta comicios

Política

Una democracia seria no juega con las fechas electorales. Por caso, las presidenciales de EE.UU. se hacen el martes después del primer lunes de noviembre desde hace más de dos siglos. En la Argentina, juguetear con las fechas desde el gobierno para beneficiar o perjudicar a algún partido es una prebenda casi regia. En la Capital Federal, con el candidato oficial apenas en ejercicios precompetitivos (Daniel Filmus) y Mauricio Macri corriendo ya en la presidencial, Jorge Telerman piensa adelantar la fecha de elecciones a jefe de Gobierno para, madrugando a todos, asegurar su reelección. Hizo ya una consulta judicial pensando en mayo, con lo cual en febrero el distrito ya estará en campaña.

Jorge Telerman comenzó a estudiar un adelanto de los comicios porteños, en los cuales se elegirán jefe de Gobierno y vice y treinta legisladores locales, cargos y bancas que se renuevan el 10 de diciembre próximo.

El último calendario que ha circulado es que las elecciones capitalinas podrían celebrarse el 13 de mayo próximo y la segunda vuelta el 10 de junio.

El jefe de Gobierno debería convocar, si opta por esa fecha, en febrero próximo y argumentaría que prefiere separar en el tiempo las urnas locales de las nacionales, para abocarse a la reelección presidencial, es decir a sumar a la campaña del oficialismo, del que se dice devoto.

Demasiada previsión cuando aún no está claro cómo continuará el camino del kirchnerismo hacia las urnas, con Telerman de candidato y adherente al gobierno y con el gobierno que ha elegido otro candidato, Daniel Filmus.

Pero hay datos que dan algunas certezas de la agenda que maneja Telerman.

Por ejemplo, se asegura que el jefe de Gobierno porteño consultó sobre la cuestión a la jueza electoral María Servini de Cubría. Si bien la magistrada se ocupa de las elecciones nacionales, tiene ahora la ardua tarea de modificar los padrones porteños en función de la geografía que impone la división de la Ciudad en comunas. Hasta el momento los porteños tenían destinado su lugar de votación de acuerdo con las 28 circunscripciones electorales en que se repartíael distrito. Ahora el mapa debe obedecer a las 15 comunas que determinó la Legislatura de la Ciudad. Pero la votación de las juntas comunales es por el momento otro tema.

Lo cierto es que la jueza ha avanzado en ese mapa y que también el año pasado legisladores del kirchnerismo le han consultado sobre el asunto, pero en otro sentido, con la idea de unificar los comicios. La jueza, imparcial, al parecer únicamente brindó explicaciones de cómo marcha la hechura de los nuevos padrones electorales de la Capital Federal.

  • Raro privilegio

    Como dato curioso, la segunda ronda -10 de junio- coincidiría con el cumpleaños del ministro de Obras Públicas de la Capital, Juan Pablo Schiavi. Un ex jefe de campaña, como lo fue de Mauricio Macri y colaborador de esos avatares junto a Rafael Bielsa, Schiavi se mostraría gustoso de que el cuarto oscuro caiga el día en que sople las velitas, aunque fuera la segunda ronda, casi segura en el distrito, donde se requiere obtener 50% más un voto para consagrarse en primera.

    Así lo viene diciendo entre amigos y ante Telerman y hasta podría tener ese raro privilegio. Pero no es cuestión de natalicios, sino de estrategia.

    Al adelantar los comicios todo lo posible, el jefe porteño obligaría a sus rivales a acelerar el paso. Filmus, en primer lugar, debería entregarse a una campaña frenética para poder posicionarse en conocimiento e intención de voto que hoy no le son favorables; Mauricio Macri estaría también obligado a anticipar su decisión sobre si competirá por la Jefatura de Gobierno porteña, y de rechazar esa boleta, el hervidero que se produciría en el macrismo porteño aumentaría los beneficios para Telerman (muchos ya estudian el pase), quien cuenta con una vidriera exclusiva para los avatares reelectorales. Hasta el ARI, hoy sin candidato, forzaría un postulante o correría a hacer amigos electorales. Todo, beneficio para un jefe de Gobierno que quiere ser reelecto, que casi corre solo hoy por el puesto y que tiene sólo él la facultad de convocar a los porteños a las urnas.

    Por eso, mayo (si están listos los padrones) no parece tan lejos en los planes de Telerman.
  • Dejá tu comentario