Senado hostil sancionó ley de alquileres y empujó polémica lupa a sociedades simplificadas

Política

El antikirchnerismo presentó una nota hacia la presidencia de la Cámara alta en rechazo a la cuestionada reinterpretación del protocolo realizada por el Frente de Todos, que obvió respetarlo y trató iniciativas por fuera de la emergencia por el coronavirus. Aval a educación a distancia.

El Senado regaló ayer su peor versión en lo que va del año, con una sesión que abrazó el bochorno en varias ocasiones gracias a los cruces entre el oficialismo y la oposición, tras la decisión del kirchnerismo de destrozar el protocolo acordado entre todas las fuerzas que integran la Cámara alta para tratar, durante 60 días, temas relacionados con la pandemia del coronavirus. Quedó en un segundo plano la sanción de la ley de alquileres, después de un periplo de al menos tres años y medio, y en medio de preocupación en el mercado por efectos no deseados en los precios futuros de los contratos y la retracción en la oferta.

La orden de choque frontal que dio Cristina de Kirchner a su bloque desde la semana pasada -como contó Ámbito en su momento- derivó, una vez más, en el abandono del recinto virtual de parte de la oposición. Quedaron 41 legisladores del Frente de Todos conectados. Lo curioso de todo este embrollo es que, previo a esta situación, Juntos por el Cambio casi que obvió el debate de la ley de educación a distancia -se sancionó ayer- para destilar furia hacia la presidenta del Senado. Las defensas no aparecieron o fueron, en todo caso, tibias.

Por caso, la filosa macrista cordobesa Laura Rodríguez Machado pidió una cuestión de privilegio contra Cristina de Kirchner y explicó los motivos a pocos metros de distancia de la titular de la Cámara alta, quien no ocultó su fastidio al término de la exposición. En paralelo, los interbloques de Juntos por el Cambio y el Federal, que comanda el peronista disidente Juan Carlos Romero (Salta), enviaron una nota a la presidencia del Senado para impugnar el tratamiento de la ley de alquileres y los polémicos retoques a ley que sancionó el gobierno macrista para fomentar las Sociedades por Acción Simplificadas (SAS) y beneficiar a emprendedores.

“La vulneración de una normativa interna y transitoria que nos hemos dado sólo a los efectos de atender de manera especial a la pandemia, viene a romper el indispensable marco de confianza requerido entre las partes para poder sesionar de esta forma remota por medios telemáticos con el actual sistema”, apuntaron las bancadas antikirchneristas contra la jefa del Senado. También le recordaron que todos los bloques acordaron realizar sesiones virtuales para votar “medidas específicas en el marco de la emergencia sanitaria declarada a raíz del Covid-19, sobre aquellas leyes que requiera el Poder Ejecutivo Nacional y aquellas iniciativas que a criterio del Honorable Congreso de la Nación sean necesarias para combatir el Covid-19, sus consecuencias y las que deriven de las medidas para prevenir la pandemia o sus efectos”. Ese protocolo tiene su firma.

“Si en la casa de las leyes no respetamos las normas que nos damos, no me imagino cómo vamos a pedir que se respete al resto de las instituciones”, lanzó Rodríguez Machado. Minutos antes, la preocupación de Cristina de Kirchner pasó por consultarle al radical Martín Lousteau si tenía conectada a su compañera de bancada Pamela Verasay, quien días atrás fue acusada -de manera errónea de haber olvidado- la clave para conectarse.

“No fue un problema de contraseña, sino un bloqueo del sistema que Informática no supo responder. No pueden comparar eso como con alguien que no se tomó el auto y no llegó a trabajar -como mencionó la titular de la Cámara alta-, o decir que pese a ello no hay problema ya que ‘están los votos’. Tuve que llamar por teléfono para votar, cuando en realidad tendría que haberlo hecho a viva voz, y nadie preguntó quién estaba del otro lado del teléfono”, disparó ayer Verasay, quien luego solicitó debatir de manera “presencial” eventuales cambios en el reglamento.

El oficialismo no logró hacer pie para contrarrestar a la oposición, incluso deslizó la necesidad de pegarle un “chirlo” a una legisladora opositora, como mencionó la tucumana Beatriz Mirkin. Los aliados, como Alberto Weretilneck, denostaron al antikirchnerismo por dedicarse durante gran parte de la tarde a hablar de temas alejados de la agenda que debatía el pleno en el recinto virtual. Ni bien terminó, le tocó el turno al jefe del Frente de Todos, José Mayans, quien apuntó a un abanico de cuestiones también distanciadas de lo que estaba a punto de votarse. En resumen, un desconcierto que no pasó desapercibido.

Alquileres

La iniciativa lleva el plazo mínimo de contrato de dos a tres años. Además, impone una actualización anual del precio de todos los contratos sobre la base de una fórmula de indexación mixta que combina en partes iguales la evolución de la inflación (IPC) y de los salarios (RIPTE).

Otra de las reformas es la disposición para que el depósito de entrada no pueda representar un monto mayor al valor del primer mes de alquiler. Como garantías, en tanto, se admitirán no sólo inmuebles de terceros sino también recibos de sueldos, certificados de ingreso, seguros de caución o avales bancarios. En tanto, se fija que los gastos de expensas extraordinarios quedarán a cargo del propietario y no del inquilino.

Los legisladores marcan como otro beneficio para los inquilinos la interrupción del contrato, si cumplen con un mínimo de tres meses de aviso previo. El proyecto, además, obliga a que la totalidad de los contratos sean inscriptos ante la AFIP para evitar la evasión impositiva y posibles abusos por fuera de la formalidad legal.

Lupa a SAS

El oficialismo avanzó ayer, en soledad -como con la sanción de la ley de alquileres-, con retoques el régimen de Sociedades por Acción Simplificadas (SAS) que beneficia a emprendedores, impulsado durante el gobierno anterior.

Con las modificaciones que impulsa el Frente de Todos, la IGJ que ahora comanda Ricardo Nissen -de relación cercana a la familia Kirchner- tendrá un mayor poder de revisión e intromisión en esta zona. La oposición le recordó al oficialismo que algunas soluciones a insumos necesarios para combatir contra el coronavirus fueron impulsados por este tipo de emprendedores.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario