21 de noviembre 2011 - 11:44

Sin acuerdo por subtes, Nación acusó a la Ciudad de "dilatar" el traspaso

El secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, al salir de la reunión.
El secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, al salir de la reunión.
El Gobierno nacional rechazó en duros términos la contrapropuesta que realizó la Ciudad de Buenos Aires para el traspaso de los subtes y amenazó con ir "a fuero judicial" para que la administración porteña se haga cargo del servicio a partir del próximo 1 de diciembre.

"La contrapropuesta fue un paso hacia atrás. Creemos que la Ciudad está dilatando esta tarea de asumir una responsabilidad marcada por la Ley de hace muchos años. Debería ser un orgullo para ellos tomar el subte y no descartamos ir a fueros judiciales a usar cualquier tipo de alternativa para que la Ciudad se haga cargo de lo que nosotros creemos es su responsabilidad", advirtió el secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi.

Schiavi fue el vocero por parte de la Nación de la reunión, mientras que la Ciudad estuvo representada por la vicejefa de Gobierno electa, María Eugenia Vidal, quien reiteró que el plazo del 1 de diciembre "es un plazo ajustado" para el traspaso.

El encuentro se desarrolló en el duodécimo piso del Ministerio de Economía de la Nación y tuvo como anfitriones a Schiavi, Eduardo Sícaro -titular de la CNRT- y Gabriela Stortoni, jefa de Gabinete de Asesores de la Secretaría de Transporte.

Mientras que del otro estuvieron Vidal, los ministros de Desarrollo Urbano, Daniel Chain, y de Hacienda Néstor Grindetti y Juan Pablo Piccardo, presidente de Subterráneos Buenos Aires.

La Ciudad llevó la respuesta al ofrecimiento que la Nación había realizado hace una semana y media en el mismo escenario.

En ese sentido, la contrapropuesta incluía cinco puntos, en el que la Ciudad sugirió mantener que cada uno de los Gobiernos asuman el 50 por ciento del costo, "desde la fecha de transferencia del contrato y durante la vigencia del mismo".

"Fue sorprendente que nos plantearan que la Nación sea `solidaria` con el 50% de los subsidios hasta el año 2017", respondió Schiavi a esa solicitud, teniendo en cuenta que esa es la fecha de final de la concesión que tiene Metrovías.

Además, la Ciudad propuso que "para cumplir con las inversiones acordadas y no realizadas, necesarias para mejorar el servicio" debe endeudarse mínimamente en 1.000 millones de dólares.

El Gobierno porteño se comprometió a asumir esta inversión, aunque "en forma conjunta con la Nación, a través de créditos de organismos multilaterales".

Esta es una de las cuestiones clave para Mauricio Macri, porque en su primer período de Gobierno no pudo conseguir el aval de la Nación para obtener financiamiento externo.

"Nos piden un financiamiento de avales, que paguemos el 50 por ciento de un plan de inversiones de 1.000 millones de dólares y que además consigamos avales, que los que podemos dar para los bancos de fomento no están por el momento graciosamente sueltos por el mundo, sino que si nosotros le damos ese monto a la Ciudad no podemos terminar las cloacas de Formosa y la Provincia de Buenos Aires, el agua potable en Santiago del Estero, terminar la red energética del país, el Plan escuelas de la Argentina", justificó su rechazo Schiavi.

Otro punto importante responde al subsidio que recibe la empresa concesionaria Metrovías, y que la Ciudad pretende quitar para dárselo directamente a los usuarios.

"Hemos planteado la necesidad de que el subsidio deje de darse a la empresa concesionaria, y que se lo demos a los que hoy necesitan, para que aquellos que pueden pagar, paguen, y los que no, no lo hagan", explicó Vidal.

Asimismo, la contrapropuesta de la Ciudad incluía el compromiso "para finalizar la extensión de las líneas A, B y H, más la compra de coches de la línea B", mientras que instó a la Nación a que "finalice las obras que tiene en ejecución".

"El Gobierno de la Ciudad se compromete a finalizar la implementación del sistema SUBE", aseguró en el último punto de la propuesta el Gobierno encabezado por Mauricio Macri.

Al finalizar la reunión, Schiavi fue el primero en responder en duros términos y con la amenaza de "judicializar" la negociación.

"La Ciudad está planteando de alguna manera que nosotros renegociemos el contrato y dilatemos el tiempo para luego transferirlo, por lo que desmaterializan el plazo del 1 de diciembre", aseguró el funcionario nacional.

"El argumento es el de siempre, pareciera que la única racionalidad que existe es la económica, que si los números cierran o no", agregó.

En ese marco, recordó que fue ministro de obras públicas de la Ciudad y mandó "infinidad de cartas pidiendo los subtes, porque son muy importantes para los porteños, y la Ciudad tiene todo lo que tiene que tener para administrarlos".

Asimismo, resaltó que no habrá modificación en las tarifas para el más de millón de usuarios diarios que tienen los subterráneos de la Capital Federal.

A su turno, Vidal respondió que la propuesta porteña propone un "esfuerzo compartido entre ambos Gobiernos" y que hace hincapié "en subsidios e inversiones, porque se sabe que el subte tiene serias dificultades en sus coches y en sus sistemas de ventilación".

Ante la posibilidad de que la negociación llegue a la Justicia, Vidal afirmó: "Espero que lleguemos a un acuerdo antes de diciembre, vamos a sentarnos cuantas veces sea necesario. Hay muchas cuestiones por discutir".

Más allá de esta reunión, Schiavi fue optimista y remarcó que "nunca el diálogo está cerrado", aunque afirmó que espera "que la Ciudad repiense y recapacite".

Dejá tu comentario

Te puede interesar