Dictan la conciliación obligatoria en el conflicto por 35 despidos en Ternium-Siderar

Política

Lo resolvió el Ministerio de Trabajo bonaerense para los trabajadores de la fábrica de chapa que posee el Grupo Techint en la localidad de Canning.

El Ministerio de Trabajo bonaerense dictó la conciliación obligatoria en el conflicto por 35 despidos en Ternium-Siderar, la fábrica de chapa que posee el Grupo Techint en la localidad de Canning.

"Resulta necesario disponer las medidas pertinentes para promover una solución pacífica y legal al conflicto planteado", sostuvo la resolución oficial.

La compañía había arrancado con el despido de 20 trabajadores y luego le sumó otros 14 una vez que los delegados de la planta llamaran a una huelga en medio de una conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo bonaerense. Los despidos se inscriben en otros que llevó a cabo de manera recurrente durante la pandemia el holding de Paolo Rocca incluso luego de que un decreto de necesidad y urgencia de Alberto Fernández los prohibió durante la pandemia.

“El objetivo primordial de dicho procedimiento no sólo es tratar de avenir a las partes para que lleguen a un acuerdo que solucione el conflicto de origen sino, y en primer término, garantizar la paz social atendiendo a la necesidad pública de contrarrestar eventuales desbordes que pudieran suscitar las acciones de las partes”, señaló la directora nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo de la provincia, Gabriela Marcello.

Asimismo, la resolución exhorta “a las partes en conflicto a mantener la mejor predisposición y apertura para negociar los temas sobre los cuales mantienen diferencias y contribuir, de esa manera, a la paz social y a mejorar el marco de las relaciones laborales en el seno de la empresa involucrada”.

Según reveló Ámbito, la empresa había denunciado que el paro de los trabajadores afiliados a la la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) ponía en peligro el abastecimiento de línea blanca. En ese momento sumó un despido más y totalizó 35.

La controversia arrancó tres semanas atrás, con las desvinculaciones y la decisión de Techint de ratificar que pagará los sueldos bajo una modalidad administrativa rechazada tanto por la comisión interna gremial de la planta como por UOM.

toma de techint 3.jpg

En tanto, los trabajadores mantenía un acampe en el portón de acceso del establecimiento que elabora chapas. La puja arrancó con la decisión de la compañía de pagar los sueldos bajo el convenio de la rama siderúrgica de la actividad y no de la metalúrgica, como tradicionalmente sucedía desde hacía tres décadas.

Dejá tu comentario