14 de marzo 2008 - 00:00

UCR: terapia de grupo a fin de mes en San Pedro

Gerardo Morales
Gerardo Morales
La Unión Cívica Radical convocó de urgencia para el 31 de marzo en la localidad bonaerense de San Pedro una cumbre para definir el futuro del partido. Chocarán en ese cónclave dos posturas enfrentadas: los que aspiran a una amnistía total para la rama kirchnerista de la UCR y aquellos que desprecian cualquier posibilidad de perdón para el rebaño del vicepresidente Julio Cobos.

El titular del comité nacional, Gerardo Morales, se mantiene intransigente y defenderá las intervenciones y sanciones a los gobernadores e intendentes radicales que suelen frecuentar los despachos de la Casa Rosada en busca de fondos oficiales, según las excusas del caso, para poder mantener a flote las dependientes economías de sus distritos. Lo acompañan dirigentes de peso como el mendocino Ernesto Sanz, jefe del bloque de Senadores, y el presidente de la convención nacional, Adolfo Stubrin, todos artífices junto a Raúl Alfonsín del catastrófico experimento electoral que postuló a Roberto Lavagna como candidato presidencial del centenario partido.

  • Pase de factura

  • Pero en la encerrona de San Pedro habrá pase de facturas para Morales y los suyos, sobre todo después del pacto sellado entre Néstor Kirchner y Lavagna para normalizar el PJ. La guerra dentro de la UCR se presenta hoy también como una disputa interparlamentaria ya que el jefe del bloque de Diputados, el cordobés Oscar Aguad, impulsa el retorno de todas las figuras radicales que emigraron del partido: desde Elisa Carrió hasta Ricardo López Murphy pasando incluso por Margarita Stolbizer. El diputado por Córdoba, único distrito donde la fórmula presidencial Lavagna-Morales se impuso en las pasadas elecciones del 28 de octubre, aspira incluso a levantar las intervenciones en los distritos rebeldes de Mendoza, Río Negro, Catamarca, Tierra del Fuego y Corrientes.

    Ayer, el senador y ex gobernador de Río Negro, Pablo Verani, uno de los candidatos de la UCR kirchnerista para desplazar a Morales de la conducción del partido, llamó a reorganizar la Unión Cívica Radical en sintonía con el proceso de normalización del Partido Justicialista, y pidió «no anteponer mezquindades» políticas entre los radicales.

    El senador que integra el bloque Concertación Plural aseguró que «vamos a manifestar la necesidad de estar juntos todos los sectores radicales». Es que los radicales K se reunirán este sábado en la localidad bonaerense de Junín, invitados por el intendente Mario Meoni, para lanzar una línea interna del partido -Radicales por la Concertación- que exigirá una nueva consulta a los afiliados para renovar la agrupación tras el regreso de Lavagna al kirchnerismo.

    «Todo el radicalismo ha tenido socios diferentes. Ninguno puede hacerse el distraído. Algunos han estado con sectores peronistas, con Roberto Lavagna, Elisa Carrió, o Ricardo López Murphy», advirtió Verani. Y sostuvo que «en un país donde quienes están gobernando deciden rearmar su partido base, el Partido Justicialista, nosotros los radicales no podemos hacer menos que reorganizarnos. Tenemos que decirnos: Muchachos, vamos todos adentro, nos reencauzamos, y no anteponemos mezquindades».

    El encuentro nacional en Junín contará con la presencia del vicepresidente Julio Cobos, y los gobernadores de Río Negro, Miguel Saiz; de Corrientes, Arturo Colombi; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; y de Catamarca, Eduardo Brizuela del Moral, además de legisladores e intendentes.

    Dejá tu comentario

    Te puede interesar