¿Un amor de verano? Dudas en Proyecto Sur sobre la alianza con Carrió

Política

Lo que parecía un romance floreciente, empezó a diluirse. Si a tono con las redes sociales utilizáramos el lenguaje Facebook, habría que decir que el status de la relación entre Fernando Pino Solanas (Proyecto Sur) y Elisa Carrió (Coalición Cívica) pasó de ser "comprometida" a "complicada". 

De cara a las próximas elecciones, Solanas y Carrió se acercaron durante el verano pensando en un acuerdo para la Capital Federal. Ambos concluyen sus mandatos como diputados en diciembre y pretenden seguir en el Congreso, aunque con destinos diferentes: él quiere ir al Senado y ella renovar su banca. 

Sin embargo, como en toda relación, no todo es color de rosas. El acercamiento es resistido por sectores de Proyecto Sur que no ven una "coincidencia programática" con la fundadora del ARI. Hasta ahora la Mesa Nacional del partido, conformada por Solanas y sus principales asesores, era la que mantenía firme la postura de un entendimiento con Carrió. Pero según pudo saber ámbito.com los análisis de algunos consultores cambiaron las cosas.  

Estos consultores, que las fuentes consultadas catalogaron como "muy importantes" pero prefirieron no dar sus nombres, dieron un panorama con resultado sombrío para una eventual alianza entre ambos sectores. Así, la matemática electoral pasa a ser determinante: este año se renuevan las tres bancas por la Capital Federal en el Senado, que se reparten dos para la mayoría y una para la minoría. En Diputados se renuevan 13 escaños, incluido el de la propia Carrió y los tres con que cuenta el partido que lidera cineasta. Proyecto Sur no puede permitirse una mala performance en los comicios si al menos quiere asegurarse un lugar para Solanas. 

De todos modos, en Proyecto Sur insisten en no catalogar el acuerdo con Carrió como una alianza. Prefieren hablar de una suerte de "frente anti corrupción" y no adelantarse a la posibilidad de compartir boleta. De hecho, explicaron que pese a que puede que el diálogo finalmente no derive en un acuerdo electoral, seguirán teniendo sintonía en las votaciones en el Congreso en temas específicos, como por ejemplo el debate que se viene por los cambios en el Consejo de la Magistratura anunciados por la presidente Cristina de Kirchner.  

El propio Solanas aseguró días atrás que no tiene "ningún pacto con Carrió". "Lo que buscamos es ampliar las alianzas de cara a las elecciones de octubre", dijo. Hay también quienes insisten con la conveniencia de acercarse a un viejo conocido: el Frente Amplio Progresista . El espacio que cuenta con el socialista Hermes Binner como principal figura ya coqueteó varias veces con Proyecto Sur, con el que estuvo a punto de ir en conjunto en las elecciones de 2011. Pero en el FAP también hay discusiones. Si bien verían posible un acuerdo con Pino, Carrió genera resistencia. Además, se trata de un espacio donde ya confluyen cinco fuerzas y sumarle otras dos haría aún más complicado el reparto de lugares a la hora de armar las listas.  

Aunque en Proyecto Sur hablan de un "enfriamiento" en la relación con Carrió tampoco quieren ser determinantes: en política todo puede cambiar de un día para otro, dicen palabras más palabras menos.

Dejá tu comentario