Un recorte con picardía y consecuencia electoral

Política

Por decreto presidencial se formalizó la poda del presupuesto porteño. Representa la mitad de los fondos para Seguridad. Por el resto del año serán $13 mil millones.

Horacio Rodríguez Larreta protestará en la Justicia, ajustará el presupuesto de Seguridad o conciliará alguna compensación con el Gobierno nacional por el recorte que le impone por decreto Alberto Fernández , nada que no pueda resolver, cree. Como coletazo el kirchnerismo porteño supone ahora que ganar una elección en el distrito más hostil para el peronismo, como es la Ciudad de Buenos Aires, está cada vez más lejos. Complicaciones de la política que arrancó, en parte, con un estudio minucioso sobre los fondos del distrito enemigo, sesiones de inmuebles y cálculos aparentemente mal realizados para cumplir con el pago de fondos por el traspaso de la Policía.

“No ganamos una elección en el próximo medio siglo”, decían, con tono de chanza, la noche del miércoles, en el lote porteño de funcionarios del Gobierno nacional, que es abultado y que integra el mismo Presidente, para referirse a lo que pueda ser una consecuencia de una medida antipática para el electorado de la Ciudad. Una consecuencia no contemplada.

Pero, Larreta y Alberto F. piensan mantener el “diálogo”. La pandemia lo requiere y después de todo, no sería para tanto, depende cuánto tense la relación el desenlace de la medida que busca una equiparación y auxilio para Axel Kicillof.

Alguna compensación puede haber tras la estocada del Gobierno nacional al presupuesto porteño. Así lo dio a entender ayer el Presidente al confiar cómo le comunicó al jefe porteño, la decisión de un recorte que se viene conversando desde diciembre pasado.

”Le mandé un mensaje de texto a Horacio (Rodríguez Larreta) diciéndole ‘quedate tranquilo que vamos a resolver estos problemas de otro modo’”. Es que, pensando en la pospandemia, hay proyectos urbanísticos y obra pública que para llevarse a cabo la Ciudad requerirá de la bendición del Gobierno nacional. Todo cuando se curen las heridas, tal el humor ayer en el Gobierno porteño, que se esforzó además, por mostrar a su tropa en sintonía al momento de declarar la pelea judicial (ver aparte).

Números de la polémica

El decreto publicado ayer, crea el Fondo de Fortalecimiento fiscal de la Provincia de Buenos Aires que alivió a Axel Kicillof. La norma dispone que desde ahora la Ciudad recibirá el 2.32% de coparticipación, un 1,18% menos que hasta el momento, monto que se recorta de la transferencia de fondos correspondiente al traspaso de parte de la Policía Federal a la Ciudad de Buenos Aires, tal como marca la Constitución. Mauricio Macri, como Presidente, determinó al pasar la Policía, también por decreto, una suba del porcentaje de coparticipación para la Capital de 2,35% que luego rebajo a 2,10%, cuando el distrito recibía 1,40% que se impuso en la presidencia de Eduardo Duhalde tras el turbulento 2001. Ese porcentaje “histórico” no se cambiará, mientras que cada año, el Congreso deberá aprobar cuánto se le asigna a la Ciudad para la Policía. Lo que venía recibiendo el distrito porteño representa 25% de su presupuesto de $480 mil millones que se verá reducido en un 9%. El resto se conforma por Ingresos Brutos y otras tasas e impuestos.

El distrito aporta entre 22 y 25 % de la masa coparticipable y recibirá alrededor de 10% de esa contribución. Para la Ciudad, la poda representa $35 mil millones, la mitad de lo asignado para este año al área de Seguridad. Sin embargo, proporcionalmente le significará en 2020, $13 mil millones menos, todo de acuerdo a los montos que se recauden para el reparto de la coparticipación. La Policía de la Ciudad suma 25.500 agentes para 43 comisarías vecinales y 15 comunales, mientras que, según datos del ministerio que conduce Diego Santilli, un recién egresado gana en promedio $59 mil en mano, un sueldo superior al de un bonaerense, claro. También lo son los adicionales que se abonan entre $675 y $895 según el tipo y las horas extras que se cotizan a $200 o más de acuerdo a la jeraquía. Además, mediante un convenio con la Obra Social, los policías reciben servicios de salud de una prepaga, aunque muchos agentes siguen manteniendo su atención en el Hospital Churruca.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario