Una exportación clave: levantadores de pesas

Política

Quito (especial) - Durante la gira presidencial de Cristina de Kirchner por Ecuador, la Argentina, buscando «mejorar la calidad internacional de los atletas», firmó ayer un convenio de cooperación deportiva con ese país, para «capacitar talentos», según la descripción del secretario de Deportes, Claudio Morresi, integrante de la comitiva oficial. La idea es intercambiar deportistas, para potenciar la capacidad de éstos aprovechando las disciplinas en las que cada país se especializa. Argentina aportará el centro de Alto Rendimiento (CENARD), si es que en algún momento éste recibe más fondos y se arreglan sus pistas semidestruidas. Pero la principal oferta local será la capacidad de entrenar jugadores de equipos en lugar de individualidades.

A cambio, Ecuador abrirá sus puertas a los atletas dedicados a la alterofilia, la disciplina más conocida como levantamiento de pesas, y en la que aparentemente, según Morresi, el país sudamericano es potencia mundial (pese a no tener casi medallas olímpicas).

  • Posible déficit

    Esto quiere decir que será mayor la cantidad de personas que viajarán a Buenos Aires desde Ecuador que las que lo harán a Quito desde Argentina. Pero, además, si se tiene en cuenta que, según el convenio, el país emisor pagará el traslado y el receptor la alimentación y alojamiento, habrá un déficit para las cuentas públicas dependiendo de la cantidad de atletas ecuatorianos que viajen a Buenos Aires.

    Morresi tuvo igualmente su propio homenaje. Fue cuando el presidente anfitrión Correa presentó a la comitiva argentina y ponderó al secretario de deportes por «haber sido campeón del mundo con River Plate». Al mismo tiempo, en tono irónico señaló que el ministro del Deporte de su país, Raúl Carrión Fiallos, «habrá sido campeón barrial».
  • Dejá tu comentario