UOM: Furlán debuta con reapertura de paritaria para cerrar en 65%

Política

El mayor gremio industrial convocó a las patronales a discutir la semana que viene, cinco meses antes de lo previsto, con el objetivo de sumarle 20 puntos al acuerdo de marzo.

El nuevo secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Abel Furlán, realizó su primer llamamiento al sector empresario en lo que lleva de gestión para adelantar la revisión del acuerdo paritario alcanzado hace apenas tres meses. El dirigente intentará en esa instancia estirar el 45% de aumento salarial pactado en marzo pasado hasta un rango de 65%, unos puntos por arriba del grueso de las negociaciones privadas que el Gobierno convocó a discutir por anticipado y que cerraron en torno del 60 por ciento.

El resultado de la discusión será una prueba decisiva para el exdiputado nacional kirchnerista que, casi por sorpresa, se hizo del control de la UOM a fin de marzo pasado, una semana después de la firma de la paritaria. En esa oportunidad Furlán se asentó con una prédica más dura que la de su antecesor, Antonio Caló, respecto del sector patronal, y con la premisa de forzar una recuperación efectiva del poder adquisitivo de los salarios de los operarios. El gremio cuenta con más de 200 mil afiliados y, con excepción de las grandes empresas y las industrias siderúrgicas, los sueldos son en promedio más bajos que los de otras ramas de la actividad productiva.

Una nota enviada la semana pasada a los representantes paritarios de todas las cámaras metalúrgicas, con la firma de Furlán, los convoca para el 23 de junio a las 11 a una reunión en la sede del secretariado nacional de la UOM: “Motiva la presente invitación la situación económica por la que atravesamos, lo cual genera la necesidad de la reapertura de las negociaciones”. El entendimiento de marzo pasado contemplaba un aumento de 45% en tres tramos (18% en abril, 15% en julio y 12% en octubre) con revisión en noviembre y vigencia hasta marzo de 2023. El pedido del nuevo secretario general implica adelantar cinco meses la instancia revisora.

La UOM fue uno de los sindicatos más golpeados por la pandemia. Tras una sangría de 50 mil puestos de trabajo durante el gobierno de Mauricio Macri, las restricciones derivadas de la crisis sanitaria frenaron una incipiente recuperación y además provocaron para los que mantuvieron su empleo una doble pérdida: suspensiones masivas con reducción de ingresos y atraso salarial en las primeras paritarias en la gestión de Alberto Fernández. El último aumento previó un piso de ingresos (el denominado salario mínimo garantizado) de 95.828 pesos a partir de octubre.

A principios de este mes, en su primera entrevista radial desde que asumió, Furlán anticipó en AM 750 su decisión de reabrir la paritaria por anticipado. “Todos los días los trabajadores pierden un poquito de su poder adquisitivo: hoy hay sectores en la Argentina a los que le faltan 10 días para poder darle de comer a su familia. Esto es dramático”, dijo en esa oportunidad. También señaló que el crecimiento económico y en el nivel de empleo no obsta que “los salarios siguen perdiendo con la inflación”.

El ascenso del dirigente de Campana a la UOM generó expectativas no sólo en el gremio y la actividad sino en la política: con un pasado reciente como legislador nacional del Frente para la Victoria su triunfo por sobre Caló se leyó como un avance de La Cámpora en un espacio clave del sindicalismo, por tratarse de la mayor organización obrera del rubro fabril. Más allá de su inclinación por el sector kirchnerista del Frente de Todos, Furlán ocupó su primer trimestre como secretario general de la UOM en el ordenamiento interno del gremio, con recorridas por el interior del país y guiños a las nuevas jefaturas de las seccionales.

Temas

Dejá tu comentario