"It's Showing Up In The Polling"

Política

(Está apareciendo en las encuestas) fueron las palabras desesperadas de Don Lemon este martes, uno de los comentaristas más populares de la CNN y ferviente partidario Demócrata.

En una nota anterior comentábamos que una de las claves en la campaña de Donad Trump es su reacción a los alzamientos populares tras la muerte de George Floyd, a los cuales los demócratas no han sabido y siguen sin saber responder.

Prueba de esto es que los crímenes violentos que normalmente ni figuran en las contiendas electorales yanquis, hoy ocupan el quinto puesto en la preocupación de los norteamericanos, acercándose cada vez más a la pandemia.

El tema no es banal. Como nunca, la agitación social y las protestas ha disparado una ola a “protegerse” y “armarse”. Tradicionalmente en los periodos preelectorales quienes ya tenían armas tienden a comprar nuevas, posiblemente por temor a que el ganador, -más si es Demócrata- restrinja o prohíba su venta. Esto estaba previsto por la industria, pero ahora hay algo diferente: apareció un sin precedentes número de nuevos compradores. Así en marzo se marcó un récord histórico en el número de pedidos de permiso de tenencia, cuando la disparada del desempleo por el coronavirus generó una primera ola de temor al incremento del crimen. Este récord fue fácilmente quebrado en junio (con 79% más pedidos que un año antes) cuando las protestas del Black Lives Matter y los reclamos para la eliminación de las policías hicieron su aparición.

Pero los pedidos de permisos no son las ventas efectivas. Para Small Arms Analytics, en los primeros seis meses de este año se vendieron más armas que en todo 2019, con las ventas creciendo año/año, 71% en abril, 80% en mayo, 145% en junio y 135% en julio. Según una encuesta de la National Shootings Sports Foundation, las ventas de armas crecieron 95% a fin de junio frente a igual periodo del año anterior (se vendieron 10.3 millones de armas) y las de municiones 139%, mientras 40% de las ventas fueron a nuevos compradores, con el mayor incremento entre la población negra.

Llegamos así a una situación donde la demanda -a pesar de la continua suba de los precios- supera claramente a la oferta, y la diferencia se está cubriendo con la liquidación de inventarios, al punto que escasean algunos de los modelos favoritos y especialmente sus suministros.

Solo para citar un caso, Sturm-Ruger, el mayor fabricante de armas personales, aumentó 47% las ventas del semestre, siendo forzado a aclarar en su página que para muchos de sus productos “la demanda ha excedido por lejos la oferta, en particular en los últimos meses”, como advertencia en la demora de los despachos. Pero si la situación es crítica entre los fabricantes de armas, mucho más lo es entre los de municiones. Ammo Inc. uno de los principales “independientes”, que incrementó 125% sus ingresos del segundo trimestre, tiene una demora de entregas sin precedentes por u$s45 millones.

En la industria todos coinciden en una misma cosa: el temor a la creciente violencia y la ansias de protección son lo que dispararon el boom y este es un fenómeno que tardará tiempo en subsanarse. Ni la temporada de caza -los pedidos de permiso, aunque más altos, están dentro de los parámetros estacionales-, ni las promesas de Joe Biden de prohibir la venta de armas de asalto y requerir más controles, explican este movimiento sin precedentes. Si no fuera así las acciones de los principales actores de la industria debieran estar bajando y por el contrario vemos los papeles de Sturm, Ruger & Co. trepando 73% en el año, los de Smith& Wesson 177% y los del fabricante de municiones Vista Outdoor 172% (solo para citar los más grandes del sector -si cree que perdió esta ola, comience a mirar los fabricantes de chalecos antibalas, etc.). Frente a esto, las más promocionadas Fangs crecen, 46% Facebook, 85% Amazon, 66% Netflix, 22% Google.

Nunca antes nos acercamos a una elección con los norteamericanos tan temerosos como esta vez. Y con o sin razón, esto significa una sola cosa, la sociedad norteamericana se está volviendo más peligrosa y eso no es bueno, ni para ellos ni para el mundo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario