Charlas de quincho

Secciones Especiales

Semana agitada, a pesar del fin de semana largo y con mucho sol que permitió que muchos salieran a los countries propios, o a buscar alquileres para el verano a partir de las restricciones que aún impone el Covid-19. También pareció tener alguna distensión política para el Gobierno, aunque se amplió la brecha con la economía, con ambas cuestiones avanzando por carriles separados (por ahora). El sorpresivo asado en el Palacio Anchorena, Uruguay entre Alberto Fernández y su par oriental, Luis Lacalle Pou fue muy bien recibido por el sector empresario, mientras en el frente local seguían los argumentos a favor y en contra de la elección del procurador general. Cumpleaños central y animado en restaurante ya clásico por sus delicias. Y un seminario que comienza y trae (virtualmente) al país a Vito Tanzi. También hubo polvareda alrededor de la Ministro de Educación de CABA, Soledad Acuña, aunque los empresarios sólo tuvieron ojos (y oídos) para las nuevas propuestas de impuestos que siguen apareciendo en Nación, provincias, y hasta municipios. Otro cumpleaños de un ex funcionario de Mauricio Macri (bastante locuaz últimamente), y otros tímidos encuentros sociales “presenciales”, fueron las principales “usinas” de los Quinchos de esta semana. Veamos:

Desconfianza

Mucho calor y sol durante un fin de semana largo con cada vez más cantidad de gente en las calles, y no siempre con todos los recaudos que exige el covid. Los temas obligados de todos los asados fueron la controversia alrededor de la ministro de Horacio Rodríguez Larreta, Soledad Acuña; la inesperada muerte en un accidente de helicóptero del banquero, Jorge Brito, dueño del Macro; y la suerte que pueden correr las nuevas propuestas de impuestos que están apareciendo en todos los niveles de la economía. La alarma no es para menos. Los hombres de empresa enfrentan un fin de año con una economía muy debilitada, tras meses de no vender y achicamientos y, según comentarios de las centrales industriales, con más del 50% de las compañías a las que, según las previsiones, no les alcanza para efectividad los aguinaldos de diciembre en 3-4 semanas. “La desconfianza es política, no económicas, pero la política no se está enterando de los problemas de la economía”, se quejaba el CEO de un grupo mediano jaqueado por la caída de las ventas, las complicaciones para importar insumos, y los gastos extra habituales de fin de año .

Vuelve vito

Buena parte de la atención de economistas locales estará puesta esta semana en el Seminario Internacional de Presupuesto Público que, organizado por ASIP, sesionará el 25 y 26. Allí estará exponiendo Vito Tanzi, para algunos el economista viviente con mayor producción y más renombrado del mundo, y autor del “efecto Tanzi”, que en Argentina se lo llama Olivera/Tanzi porque Julio Olivera lo descubrió en forma simultánea trabajando por distinto lado. El “efecto Tanzi” describe los efectos nefastos de la inflación en la recaudación de los Estados a pesar que , en apariencia, aparece incrementada. Nada más actual para la Argentina de estas décadas Habrá una conferencia magistral sobre la geopolítica mundial del expresidente constitucional de Guatemala, Binicius Cerezo. Habrá debate también entre especialistas e investigadores con Eduardo Delle Ville (Argentina) y José Luis Araya (Costa Rica), donde el centro serán los problemas existentes a marzo y la pandemia.

Festejo

Cumpleaños de Alejandro Pitashny, emprendedor y banquero con un pie a cada lado del Atlántico. Pitashny hizo de anfitrión en la sede porteña de Fayer (tiene otro en el barrio de Salamanca en Madrid), su restaurante fusión comida israelí y parrilla a la vuelta de la Embajada de los Estados Unidos. Estuvieron allí Matías Lammens y su mujer Mariana Gené -autora del elogiado libro sobre “La rosca política”, el publicista Andrés Fogwill, el cineasta Edgardo Cozarinsky, Jorge Telerman, Martín Lousteau, Antonio Biravent, el excanciller Jorge Faurie, la embajadora de Israel Galit Ronen y el exembajador Mariano Caucino, hasta diciembre su contraparte argentino en Tel Aviv, además de Cristina Pérez, Natasha Niebieskikwiat y Teresa Anchorena. Entre falafels y hummus la variada concurrencia elogiaba al anfitrión, socio en Argentina del centenario banco de inversión de los Rothschild e inversionista en gastronomía y disfrutaba de una de las primeras reuniones presenciales de la ciudad. Lousteau escapó a las preguntas sobre su futuro, aunque muchos ya lo imaginan compitiendo para heredar a Horacio Rodríguez Larreta como jefe de gobierno. A Faurie se lo vio muy animado conversando con Telerman, entusiasmado por haber podido reabrir el Teatro San Martín y sin querer definir su posible candidatura al Congreso por Santa Fe. Faurie se volvió hombre de consulta ineludible en los últimos días para quienes quieren reflejar las conexiones de la cuarta temporada ya estrenada de la serie The Crown. Faurie conoce como nadie las alternativas del viaje de la princesa Diana a la Argentina ya que en ese momento (noviembre de 1995, es decir que por estos días se cumplen 25 años) era el Director de Ceremonial de la Cancillería y tuvo la organización, y el acompañamiento de la visitante, en sus manos.

Rezar por la lluvia

Las expectativas más generalizadas entre los hombres de negocios son las de un rebote económico 2021, después de que el II trimestre de este año fuera el peor histórico para la Argentina. Igual, hay mucha prudencia. Se sabe que difícilmente se alcance el nivel de actividad económica del 19, antes de la pandemia, ni cuanto puede afectar la prolongación de la sequía que sigue acotando la posibilidades de producción y el aprovechamiento de los muy buenos precios internacionales. Al menos así se comentaba en un pequeño grupo donde se mezclaba el cumpleaños del exfuncionario de Mauricio Macri, Fulvio Pompeo, con la inesperada muerte de Brito, en Salta, y que convocó a una multitud en un cementerio privado, a pesar del ASPO. Algún memorioso recordó también los 57 años de la muerte del presidente de los Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, que conmocionó al mundo el 22 de noviembre del 63 en Texas. Por supuesto que en medio de todas las charlas se colaba la saga de la elección del procurador general de la Nación, y la pulsada por los dos tercios vs. la mayoría simple.

Positivo

Mientras corría el rumor de que el buque gasífero que iba a sacar producto de Vaca Muerta dejaba el puerto argentino para irse a Uruguay donde “las amarras son más baratas”, en todas las mesas se comentó con sorpresa y bastante distensión, sobre el sorpresivo encuentro de Alberto Fernández con su par de Uruguay, Luis Lacalle Pou, en el Palacio Anchorena de la banda oriental donde el dueño de casa ofició, incluso, de asador y sirvió a su invitado. La señal fue muy bien tomada en ambas riberas del Río de la Plata, y se la consideró un logro del canciller uruguayo, Francisco Bustillo, quien fuera embajador de su país en Buenos Aires hasta 2010. La nota de color la puso en propio Lacalle Pou, con alpargatas y bombachas de campo vs. su atildado y trajeado invitado. Por supuesto que los presidentes tuvieron algunos “apartes”, pero se descuenta que la cantidad de “residencias” que están pidiendo argentinos en Montevideo, el intercambio turístico, y la cuestión de los depósitos de locales en la banca oriental estuvieron entre los asuntos abordados, especialmente porque Uruguay, más alineado al nivel internacional, cuenta con distintas ventajas, como tasas de interés mucho más bajas, y que en algunos países desarrollados ya están directamente en el 0%, favoreciendo cualquier proyecto de desarrollo.

Dejá tu comentario