Charlas de quincho

Secciones Especiales

Última quincena de un año olvidable, y muy agitada por los últimos feriados y las Fiestas que dejan muy pocos días hábiles por delante. Nuevamente sorpresas por el lado de la política con una Carrió otra vez activa; el PRO más tradicional que quiere recuperar algún protagonismo; un Alberto Fernández visiblemente cansado, y un peronismo ortodoxo con perfil más bajo (por ahora). El tema del aborto otra vez generando divisiones en todos los ambientes, mientras la situación con la Justicia sigue tensa y ahora con un frente mucho más homogéneo. La gran apuesta -acá y en el mundo- sigue centrada en la vacuna contra el covid mientras las inminentes vacaciones tornan casi ingobernable la “flexibilización” sanitaria. Se multiplicaron las reuniones de trabajo y sociales alentadas por temperaturas muy altas (que provocaron luego tormentas, algunas graves), y temas que desvelan a funcionarios y empresas como aguinaldos, precios internos, y caída de las estratégicas exportaciones, también jaqueadas por previsibles conflictos sindicales, frecuentes sobre fin de año. Veamos:

Al fin cumbre

Para la oposición, el encuentro que finalmente tuvo lugar en Vicente López entre los principales dirigentes del PRO (aunque se mantiene la ausencia física de María Eugenia Vidal que sigue por “zoom”), cobró un significado especial tanto por el golpe que el Ejecutivo nacional le propinó al titular de la Ciudad, y por ahora, principal candidato para el 2023 Horacio Rodríguez Larreta, como por el rol que pretende jugar el ex presidente Mauricio Macri y más aún, por los hilos que a distancia dicen que sigue moviendo Marcos Peña, que “aún no puede aparecer en público por las críticas feroces, más de los propios, que de los ajenos”, como reconoció un asistente al cónclave, que sigue sin dejar del todo claro que pretenden algunos dirigentes de ese espacio para el futuro, tanto a nivel legislativo, como para las próximas elecciones, y más allá de las ambiciones personales. También, la reaparición de la histórica dirigente del ARI y verdadera constructora del espacio para que finalmente Macri se convirtiera en presidente en 2015, Elisa Carrió, puso una cuota adicional de dudas sobre el asunto. Es que la chaqueña no ocultó (ni oculta) sus diferencias con varios de ellos aunque, al mismo tiempo, fue clave para que el PRO macrista se mantuviera unido. Ahora no está tan claro a que parte del grupo piensa respaldar, si bien es más sabido a quienes “no” elegiría.

Sobrevuelo sin definición

Una más que paqueta cena en el barrio de Retiro dio lugar a una ecléctica reunión de la que participó algún juez, un par de diplomáticos de carrera, algún periodista, una exlegisladora y un alto miembro de la Iglesia católica. La convocatoria era para agasajar a un destacado empresario argentino (de bajísimo perfil) de paso por Buenos Aires, y muy al tanto de todas las alternativas de la política y la economía local. Por supuesto que los temas más calientes estuvieron sobre la mesa y entre pañuelitos de verdura a la crema y lomo al Strogonoff, se fueron deshilando las cuestiones más espinosas que complican hoy al país, desde la negociación con el FMI (objetivo central del ministro Martín Guzmán); hasta las alternativas de la ley del aborto y la postura de la titular del Senado y vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández, que históricamente fue opuesta a la postura “verde”. También se comentó la situación económica internacional pospandemia y la actitud de los Estados Unidos de la nueva administración Biden, que es clave respecto a la Argentina. Alguien recordó, además, al historiador local Fernando del Corro, quien recordó en un artículo muy reciente “los 160 años atrás, cuando las autoridades del estado de Wyoming habilitaron ese derecho (al voto) a sus ciudadanas accediendo al reclamo que venían realizando las sufragistas”. En Argentina no hace 70 años aún que las mujeres cuentan con el derecho al voto. Sin embargo, uno de los temas centrales durante toda la velada fue sobre las posibilidades de inversiones externas en el país, tema que por el momento no parece demasiado factible. De hecho, el agasajado, contó un viaje reciente que había realizado en un avión privado con un grupo de inversores internacionales a las provincias del NOA y que, a pesar de las múltiples alternativas, fue imposible avanzar concretamente en nada.

Menos pérdidas que lo estimado

“Tuvimos el mejor año posible, ya que pudimos seguir adelante aunque nos tiraron con todo”, reconocía el titular del MatBa-Rofex, Andrés Ponte, frente a la secuencia de contingencias de todo tipo de los últimos 12 meses. “Empezamos con Vicentin , el cambio de Gobierno, el reperfilamiento, la seca….Igual hubo ganancias, se repartieron dividendos, y se va a cerrar bastante semejante al 19”, reconocía el dirigente rosarino, uno de los artífices de la “fusión” con el mercado de futuros de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Ya más relajado, y frente a un plato de los espectaculares ravioles de Marcelo de Puerto Madero, Ponte comentó sobre los nuevos productos y herramientas financieras que se están armando (un paper silo-bolsa, etc.) que se agregarán al reciente PAF con que acaban de completar el sistema de garantías del mercado agrícola, y que ahora apunta a abrirse a operaciones del mercado de capitales. “Esto superó todas nuestras expectativas. Es un mercado que desarrollamos en pandemia, por Zoom. Ahora trabajamos en el mercado secundario que se genera a partir de estos certificados”, señaló. A pesar de estos avances, el ambiente agroindustrial, y más especialmente de los alimentos, de todos modos, no está demasiado tranquilo. Y las razones son variadas. En trigo, por ejemplo, la muy fuerte helada del 5 de diciembre va a ocasionar daños inesperados, que se suman a la seca, mientras que algunas “alarmas comerciales” (que pueden llegar hasta el extremo de sacar a la Argentina del mercado internacional si no se corrige a tiempo) arriesgando exportaciones de, por ahora, 3.500-4.000 millones por año, están generando desde hace 20 días, movimientos jurídicos variados para prevenir, y evitar, una situación que podría ser irreversible.

Precios: la pelea imposible

Simultáneamente, en otra raviolada de último momento (ya que estaba previsto asado) en Martindale, se analizaron las muy poco creativas herramientas para evitar los movimientos de los precios internos de los alimentos (por la inflación que pueden causar), y que vuelven a las viejas fórmulas como la de Carne para Todos (que no funcionó en la década pasada, aunque le vino muy bien a 3-4 empresarios de la carne), o los “congelamientos” de precios de hecho, ahora prorrogados nuevamente al 31 de enero, y que solo aplican para las grandes empresas, mientras las más chicas o irregulares quedan fuera de las normas, y tienen a mal traer a dirigentes , caso el titular de la Copal, Daniel Funes de Rioja apuntado por sus pares, pero también a funcionarios como la secretaria de Comercio, Paula Español, que intenta “tapar el sol con las manos”, como dicen en las empresas, cansados de aumentos y presiones para controlar lo imposible Uno de los casos más emblemáticos es el del aceite de girasol, traccionado por la fuerte suba internacional de los granos, también por la seca local que acotó la producción, y por los aumentos de costos internos. La gente del sector sostiene que “solo” la materia prima, cuesta por botella $35 más de lo que está autorizando Comercio, lo que hace prever eventuales déficits al no cubrirse los costos. Tanto esto, como la caída de las exportaciones, se puede agudizar en los últimos días del año de mantenerse el largo conflicto con los gremios del río que tienen paradas las cargas desde antes del feriado XXL (con un breve lapso durante esos días de “vacaciones”, parta volver a las medidas de fuerza inmediatamente después. El reclamo, habitual en esta época del año, es por salarios que en estos rubros tienen un “piso” de $100.000 por mes, para los que recién ingresan. Si bien hoy finalmente fueron convocadas las partes al Ministerio de Trabajo, se teme que los daños ya sean irreversibles ya que ante la falta de camiones (que no pueden descargar) no solo se frenaron las exportaciones, sino también la cosecha.

Guzmán mediador

A pesar de todos estos inconvenientes el CAA (Consejo Agroindustrial Argentino) sigue intentando avanzar con la ley para promover exportaciones, aunque las internas, a ambos lados del mostrador, están a la orden del día. De hecho, del lado oficial, tanto el titular de Agricultura, el formoseño Luis Basterra, como Mercedes Marcó Del Pont (AFIP) figuran entre los menos “populares”. El primero porque se dice que solo trabaja para la “agricultura familiar” y absorbe fondos de otras cuestiones para asignarlos a los pequeños productores (que no son ni los que más producen, ni los que más exportan), mientras que la jefa de la recaudación, junto con la secretaria de Comercio, Paula Español, les cuestionan su postura intransigente respecto a flexibilizar y/ o recortar el más mínimo porcentaje de los ingresos previstos, aunque medie una apuesta a mediano y largo plazo, y a pesar de la posición mucho más moderada de Guzmán. Del otro lado las versiones son muy variadas e incluyen desde el berrinche de un dirigente de la Mesa de Enlace para ser incluido en la mini-delegación que se reúne periódicamente con las autoridades, bajo amenaza de “bajarse” del CAA; hasta el abultado pago que un exdirigente agrario, hoy muy cercano al Gobierno, habría derivado hacia una entidad cordobesa (un porcentaje del cual habría cobrado él mismo); pasando por las alternativas en la designación del “cupo femenino”, hasta los verdaderos “ghost writers” de los papeles que llegan hasta el ministro, algunos de los cuales vio la luz la semana pasada con las enumeración de 34 acciones para corregir o eliminar, “que no tienen impacto fiscal, como imponen Marcó del Pont, Español y algunos de Hacienda”, reconoció una fuente. A pesar de todo esto, algunos creen que el proyecto podría ingresar a las Sesiones Extraordinarias que serán a partir de enero.

Le piden una epopeya a Ginés

Más complicada, de todos modos, es la situación alrededor del controvertido ministro de Salud Ginés González García por las presiones y tirones que se están dando alrededor de las vacunas contra el covid. Es que el hecho de las fuertes críticas a la muy larga cuarentena, a pesar de lo cual la Argentina se ubica entre los primeros países del mundo en cantidad de casos, y el daño muy fuerte a la economía, obligan ahora a lograr una muy buena perfomance. Como si fuera poco, un grupo del Gobierno busca que “la campaña de vacuna sea un punto de inflexión que cambie el ángulo, una especie de epopeya, de la misma forma que los festejos del Bicentenario en 2010”, se sinceró un habitué del Salón Blanco de la Casa de Gobierno.

Vamos a terminar con un chiste navideño.

Un empleado del Correo detecta una carta dirigida a Dios. Dado que no tiene dirección, la abre para ver de qué se trata. En el sobre, una hoja de papel escrita con mano temblorosa dice: «Querido Dios: soy una viuda de 84 años que vive de una pequeña pensión. Ayer alguien me robó el monedero con $ 3000. Era lo que me quedaba para el mes. No sé qué hacer. Pronto es Navidad y había invitado a dos amigas a cenar, pero ahora no tendré qué ofrecerles. No tengo familia y Tú eres mi única esperanza. ¿Me podrías ayudar? Con amor, María». El empleado queda conmovido y les muestra la carta a sus compañeros. De inmediato se organiza una colecta y entre todos juntan $2.700. El empleado ensobra la plata y la envía a la dirección de «María». Poco después de la Navidad, llega una segunda carta dirigida a Dios remitida por María. La abre y lee: «Querido Dios: con lágrimas en mis ojos te escribo estas líneas para decirte que hemos pasado, mis amigas y yo, una de las mejores navidades de la vida. ¡Gracias, Dios! Por cierto, faltaban 300 pesos: ¡seguramente se los quedaron esos hijos de puta del Correo!».

Dejá tu comentario