Retornos en DAI: la criptomoneda estable con cotización ligada al dólar

Ambito BIZ

La tendencia alcista en el precio del bitcoin (que alcanzó máximos históricos por encima de los 64.000 dólares este mes) llamó la atención de todos los medios y de muchas personas que aún no han ingresado al mundo de las criptomonedas. Uno de los mayores reparos que existe entre quienes no se animan a dar el paso es la volatilidad, y es justamente por esta razón que surgieron las criptomonedas estables.

Particularmente en Argentina, se popularizó la adopción de Dai: se trata de una stablecoin descentralizada que tiene una cotización ligada al dólar estadounidense, es decir, una paridad 1:1 con prácticamente nula volatilidad. Dada la histórica preferencia de los argentinos por el dólar como método de ahorro, el Dai funciona como una buena puerta de entrada al ecosistema de las criptomonedas, con la ventaja adicional de que brinda la posibilidad de obtener retornos muy atractivos. Por ejemplo, a través de Buenbit los usuarios pueden invertir sus Dai en protocolos de finanzas descentralizadas (DeFi) y obtener un rendimiento en Dai muy seductor. Es tan simple como registrarse en la plataforma, depositar pesos o dólares a través de una transferencia bancaria, cambiarlos por Dai y ponerlos a invertir. Los Dai se invierten en diferentes protocolos DeFi y al usuario se le acreditan los resultados diariamente.

Más allá de la posibilidad de generar retornos de forma sencilla, las criptomonedas corren con la ventaja de poder disponer del dinero las 24 horas del día durante los 7 días de la semana. No existe ningún tipo de restricción horaria para hacer uso de los fondos, ni restricciones geográficas, ni burocráticas: se pueden realizar transferencias a cualquier parte del mundo, en todo momento y a costos mucho más bajos que los de las transferencias bancarias tradicionales. Y si se deseara volver a contar con pesos o dólares, la operatoria es tan sencilla como hacer el camino inverso: se venden los Dai por pesos o dólares, y se transfieren a la cuenta bancaria personal, sin ningún tipo de costo ni comisión.

Todas estas cualidades que tienen las criptomonedas explican, en mayor o menor medida, las razones por las que su adopción no ha parado de crecer a nivel mundial desde la aparición de bitcoin en 2009. No solo se simplifican las transacciones sino que además se reducen los costos y se eliminan las fronteras geográficas. Estas características son muy valoradas sobre todo por quienes frecuentemente tienen que procesar pagos, freelancers que trabajan para empresas en todo el mundo, o simplemente personas que necesitan enviar/recibir dinero hacia/desde otros países.

En síntesis, el objetivo principal de Dai es achicar las distancias entre el ecosistema de las criptomonedas y las finanzas tradicionales. No sería descabellado pensar que en un futuro no muy lejano el Dai se consolide como unidad de cambio, y que sea posible utilizarla en cualquier comercio para comprar bienes y servicios. Por el momento, ya muchos argentinos la usan como resguardo de valor sabiendo que su cotización se mantendrá estable y que brinda el beneficio de generar rendimientos por demás atractivos.

(*) CEO y co-fundador de Buenbit

Dejá tu comentario