Bancos: un eslabón clave en la supervivencia pyme

Ambito BIZ

El financiamiento otorgado por el sector financiero argentino es esencial para ayudar a las empresas a sostener su actividad frente al desafiante escenario económico.

La pandemia del Covid-19 y las inexorables medidas dispuestas por el Gobierno para mitigarla han puesto al descubierto la fragilidad de la economía argentina, que ya venía de dos años netamente recesivos bajo el mandato de la anterior gestión.

Tal como sucede en los países de la región y en los considerados desarrollados –sin distinción entre los que aplicaron medidas de aislamiento de mayor y menor tenor- , la caída del PBI argentino tendrá este año la peor performance en años (-9,5%, según el REM del BCRA, la cifra más negativa desde 2002). De hecho, el Banco Mundial proyecta que la economía global tendrá una brusca contracción del 5,2% en 2020 -en el mejor de los casos-, la baja más profunda desde la Segunda Guerra Mundial.

En el caso argentino, la comparación con 2001/2002 parece ineludible. Sin embargo, existen varios matices con aquella época. Una de ellos es la “buena” salud del sector financiero argentino. Aún con varias cuentas pendientes a mejorar y atender, los bancos cuentan hoy con altísimos ratios de solvencia, y su liquidez, tanto en pesos como en dólares, se ubica en niveles récord, tal como lo corroboran cifras del Banco Central.

No hay que soslayar, sin embargo, que estos indicadores, como el resto de los índices de la economía, estarán condicionados al desenlace de la reestructuración de la deuda argentina. Más allá de esto, junto con la importante ayuda estatal al sector productivo, y a partir de la política crediticia activa adoptada por el BCRA, los bancos han tenido un rol importante para aliviar los efectos de la crisis en una parte del golpeado sector pyme.

Los créditos al 24% para MiPyMES (y servicios de salud) que se han otorgado –no sin demoras al inicio de la emergencia sanitaria- han contribuido al pago de salarios, a suplir los faltantes de capital de trabajo, y a evitar un corte en la cadena de pagos. “El sistema financiero ha tendido a concentrar el crecimiento de las financiaciones a empresas principalmente en préstamos amortizables, los cuales en muchos casos cuentan con garantías estatales, como la brindada a través del FoGAr, elemento que acota el riesgo crediticio de las entidades”, describieron a Ámbito Biz fuentes del Banco Ciudad.

A estas líneas, se añaden los créditos a tasa cero, destinados a monotributistas y autónomos, y la línea PyME Plus, que atiende las necesidades de las empresas que no tienen créditos vigentes y que se puede gestionar con mínimos requisitos. Hasta el momento los préstamos MiPyMEs al 24% alcanzaron a 136.970 empresas con un desembolso total de $223.000 millones -monto que representa la tercera parte del stock total del crédito comercial al sector privado-, según el BCRA. A su vez, los créditos a tasa cero llegaron a $38.000 millones. Por su parte, la línea PyME Plus cuenta con $22.000 millones para dar cuenta de las necesidades de unas 200.000 empresas.

“Estamos ante una oportunidad para ayudar a las empresas, en un entorno ciertamente complejo. Queremos ser parte de la solución del problema. Y también creemos que esta situación abrirá oportunidades para repensar la estrategia de las empresas y bancos, acelerar la digitalización, adaptarnos a la modificación de patrones de consumo y generar procesos y una atención más sencilla y cercana al cliente”, afirma Marcelo Fernández, gerente de Pymes y Empresas de Santander Argentina, cuya entidad ya ayudó con más de $25 mil millones a las pymes, hospitales, clínicas y sanatorios, a través de las líneas especiales de crédito.

Por su parte, Fabián Sanguinetti, responsable de préstamos de ICBC Argentina, remarca que una vez anunciada la norma y que FoGAr definiera el procedimiento de las garantías, el banco comenzó a concertar las operaciones. “Pusimos en marcha procedimientos, de contingencia y para trabajar en forma remota con documentación digital. Cuando estuvieron listos para salir, la velocidad de otorgamiento fue muy rápida y hemos alcanzando un muy buen nivel de colocación”, expresa. En ese sentido, el ICBC ya otorgó un total de $6.530millones a más de 3.000 empresas. En tanto, desde el Banco Ciudad comentan que para la actual coyuntura, “se dispuso un financiamiento superior a los $15.000 millones para asistir a las empresas en la recomposición del capital de trabajo, la ayuda para el pago de la nómina salarial y mediante el descuento de documentos”.

Por último, en el Banco Provincia indican que “a través de las 4 líneas Repyme, impulsadas previo al Covid-19, y el financiamiento lanzado durante la emergencia sanitaria, otorgamos créditos por más de $27 mil millones con tasas especiales, con los que asistió a más 7.500 pymes”. Alrededor del 20% de estas empresas fueron nuevos clientes, especificaron, al tiempo que destacan que recientemente el Directorio de la entidad comandada por Juan Cuattromo aprobó una ampliación del fondeo de estas líneas, a partir de las cuales se espera alcanzar los $35 mil millones en colocaciones durante los próximos meses.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario