Advertencia por la deuda salteña

Ambito Nacional

Salta - La calificadora de riesgo Standard & Poor's consideró que «la nueva estrategia del gobierno de Salta respecto de su deuda pública tiene implicancias negativas». La emisión llamada Salta Hydrocarbon Royalty Trust de u$s 234 millones a 11,55% con amortización en 2015 podría ser reestructurada en forma unilateral por el gobierno de Juan Manuel Urtubey, según esa calificadora.
Sin embargo, la información fue relativizada a este diario por el ministro de Hacienda, Carlos Parodi: «Desconozco por qué se le baja la calificación a la provincia», dijo.
«No hay intención de defaultear ni, mucho menos, de dejar de honrar la deuda salteña. Seguiremos pagando como hasta ahora», agregó el funcionario.

 Pretensión

«Este gobierno está analizando la deuda, pero no tiene intenciones de hacer ningún cambio. Tampoco puede porque está administrado por un fideicomiso financiero, en el cual la provincia no tiene injerencia directa», precisó.
Ese mecanismo, según la calificadora, sería modificar las condiciones originales planteadas para esos títulos emitidos por el gobierno de Juan Carlos Romero.
Esos bonos están garantizados por 80% de las regalías que las petroleras y gasíferas pagan mensualmente a la provincia y desde su emisión, en 2001, fueron pagados en forma religiosa. En el caso de Salta, la decisión coincidiría con el intento del Estado nacional, de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires por emitir deuda a mejor tasa y plazo.
La deuda de Salta fue emitida considerando a las leyes del Estado de Nueva York, como ámbito de resolución de conflictos. En sintonía con este cambio de estrategia que advierte S&P y que el gobierno niega, días atrás Urtubey organizó un encuentro en la Bolsa de Comercio con empresarios para intentar atraer inversiones hacia la provincia.
En cuanto a la situación fiscal provincial, Parodi indicó que Salta ejecutará el Presupuesto 2008 con superávit y mantendrá de esta manera la estabilidad de las cuentas que viene teniendo la provincia desde hace al menos cinco años.

Dejá tu comentario