Alivian provisión de nafta, pero aún no se normaliza producción

Ambito Nacional

El faltante de combustibles sigue afectando la normal provisión en las estaciones de servicio de todo el país, aunque el fin de semana se notó cierto alivio debido a que las principales petroleras reforzaron con más camiones la distribución de nafta y gasoil, especialmente en Capital Federal, Buenos Aires y ciudades capitales.

Sin embargo, en algunas provincias del noreste, como Formosa, Chaco, Santa Fe y Corrientes y en varias localidades del interior, la escasez continúa resintiendo la actividad económica. Entre otros factores, hubo problemas de logística por la bajante del río Paraná que impedía la llegada de barcazas con combustible al puerto de Barranqueras, Chaco. Esta situación, según argumentó YPF, obliga a llevar camiones desde la terminal de San Lorenzo (Santa Fe), lo que demora el aprovisionamiento en esa zona del país.

Expectativas

No obstante, los propietarios de estaciones de servicio de todo el país esperan una respuesta al pedido que hicieron el jueves de una audiencia con la presidente Cristina de Kirchner para solicitarle su intervención frente a esta crisis. Y anticiparon que podrían convocar a un paro de actividades si después de las vacaciones de invierno no se normaliza el déficit crónico que afecta al sector.

Las complicaciones tienen varias explicaciones. Por un lado, YPF, la principal petrolera con el 56% de la producción nacional, aún no recuperó plenamente la actividad en los yacimientos de Santa Cruz, afectados durante casi dos meses por problemas sindicales, lo que redujo en cerca de un 20% la extracción de crudo patagónico y su posterior ingreso en las refinerías. Este escenario podría comenzar a revertirse recién hacia fines de esta semana, aunque luego serán necesarios otros cinco días para neutralizar el actual colapso en la distribución. Sin embargo, un factor para tener en cuenta es el mayor movimiento de vehículos que se registrará estas próximas semanas debido al receso escolar que arranca hoy en 17 distritos y el próximo lunes en el resto del país.

Por otro lado, se mantiene también el problema de los cupos en la entrega de combustibles a estaciones de servicio por parte de todas las petroleras que operan en el país, cuyos valores no se modifican desde 2009, pese al incremento del consumo y el aumento del parque automotor.

Además, los inconvenientes para conseguir naftas y gasoil reeditaron -especialmente el fin de semana- el clásico aluvión de consumidores que se vuelca masivamente a los surtidores para garantizarse el tanque lleno.

En Salta, la Cámara de Comercio e Industria advirtió que en el sector turístico «se registraron bajas de reservas hoteleras y de contingentes que ponen en riesgo todo el esfuerzo realizado para sostener y promover una temporada alta exitosa».

Esa provincia norteña atraviesa una fuerte crisis energética con cortes en el suministro de gas residencial y a las industrias, que se acoplan a la escasez de naftas registrada desde hace un mes.

Dejá tu comentario