Complicó al turismo bloqueo a puentes

Ambito Nacional

La nueva embestida entrerriana afectó a miles de turistas argentinos que pretendieron ingresar por tierra a Uruguay, y a quienes intentaron regresar a la Argentina luego de sus vacaciones.

Los vecinos de Gualeguaychú, junto con los de Concordia y Colón, concretaron así, desde la noche del viernes un corte coordinado en los tres puentes que unen Entre Ríos con Uruguay y en coincidencia con el recambio de quincena veraniega.

En Concordia y en Colón, el bloqueo se levantó el sábado por la mañana (aunque en Concordia amenazaban con retomar las medidas en la noche de ayer). También se levantó (en la madrugada de ayer) en Gualeguaychú, cabeza de las manifestaciones, aunque la protesta siguió en la víspera con una caravana.

En esa ciudad, se trató del décimo segundo corte que se hace sobre la Ruta 136, desde el 12 de abril del año pasado, cuando miles de habitantes de Entre Ríos y de Uruguay se congregaron sobre el puente General San Martín para advertir en torno a la construcción de las papeleras.

Ayer el puente Gualeguaychú-Fray Bentos
volvió a ser protagonista, con una multitudinaria caravana, autodenominada «marcha de la resistencia», que reunió a cerca de un millar de autos, a pesar de las copiosas lluvias que se abatieron en la tarde de ayer en Entre Ríos. La protesta complicó con creces el movimiento turístico en el límite entrerriano-uruguayo, al punto que los organizadores especularon que las demoras fueron de hasta cuatro horas.

La caravana partió desde la zona norte de Gualeguaychú y recorrió poco más de 30 kilómetros hasta el acceso al puente General San Martín.

En ese marco, la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú
dejó abierta la posibilidad de levantar los cortes si se concreta una cumbre entre Néstor Kirchner y su par uruguayo, Tabaré Vázquez, destinada a encontrar una solución al conflicto.

En tanto, el sábado se generó un fuerte malestar cuando un grupo de camioneros optó por interrumpir el paso de los vecinos de Gualeguaychú que marchaban hacia el puente de Fray Bentos para participar del corte. En simultáneo, decenas de turistas se acercaron al paso fronterizo para expresar su disgusto por no poder cruzar de un país al otro.

Las polémicas plantas, propiedad de la finlandesa Botnia y de la española ENCE, tienen previsto funcionar en la margen oriental del río Uruguay, a la altura de Fray Bentos, pero diversas organizaciones ecologistas y el gobierno de Entre Ríos advierten sobre el daño en el medio ambiente que producirían las emanaciones de las fábricas en el río y en el aire. La puesta en marcha de las plantas abrió, además, una «controversia» diplomática entre los gobiernos de la Argentina y de Uruguay que promete terminar en un tribunal internacional.

De hecho, el mandatario entrerriano,
Jorge Busti, suscribió el viernes la denuncia penal que el Estado provincial presentará esta semana contra los directivos de las empresas Botnia y Ence, al tiempo que explicó que los cortes de ruta «hay que verlos dentro del contexto de un año de pedir explicaciones».

Contrariando el reclamo entrerriano y nacional, el diputado y ex gobernador de Corrientes
Ricardo Colombi insistió con dar la eventual bienvenida a la radicación de plantas de celulosa en su provincia. «Si quieren venir a Corrientes, tienen las puertas abiertas», enfatizó Colombi. Para el ex mandatario provincial, el emplazamiento de las plantas procesadoras de pulpa de madera no representa riesgo de «desastre ecológico».

Dejá tu comentario