Gustavo Posse: "Hoy la interna radical es la prioridad número 400"

Ambito Nacional

Habla de la necesidad de "sostener y ampliar el frente" que compone JxC. Sus diferencias con el oficialismo partidario y el plan para que vuelvan las clases.

“Hoy la interna radical es la prioridad número 400”, asegura en diálogo con Ámbito el intendente de San Isidro, Gustavo Posse. Y con esa frase, el candidato a presidente por el comité provincial de la UCR marca el pulso de la actualidad partidaria. “Los problemas de la gente hoy son la recesión, la pandemia, la educación, la seguridad y el empobrecimiento. Ya están presentadas las listas y cuando llegue el momento se decidirá”, sostiene.

Periodista: ¿Cree que las elecciones ya deberían suspenderse hasta el año próximo?

Gustavo Posse: Nosotros presentamos la idea de que la fecha sea flexible para que la interna sea el día que la realidad lo permita. No queremos quedar vinculados con un radicalismo tonto, que fijó una fecha que impusieron por mayoría y que claramente no se puede llevar a cabo.

P.: Ahora se habla del 13 diciembre.

G.P.: Es que no se puede saber. Como nunca gobernaron y no tienen técnica de gestión, no logran ver. Y eso deja a la vista la lejanía que tienen con la gente. Cerraron las listas el 11 de septiembre y nosotros presentamos nuestro espacio que está muy bien compuesto por antiguos y nuevos movimientos. Con una fuerte presencia de nuestro movimiento y Evolución, de Martín Lousteau, logramos una lista joven.

P.: ¿La pandemia marca incluso la agenda partidaria?

G.P.: Hoy el AMBA está amesetado y los contagios en el primer cordón, se trasladaron al segundo y luego al tercero. La misma situación hoy se da en el interior. Aguantaron el cero todo lo que pudieron, pero hoy lo que se vive es muy grave en el interior. No hay infraestructura como en el AMBA. Y la gestión privada no le da la escala. Entonces, tenemos que pisar desde la realidad. La tendencia dice que arranca de cero y se repite el mismo fenómeno. Eso deja claro que al interior todavía le falta un montón. Y si hoy a los intendentes radicales les preguntás, ninguno va a ratificar el deseo de que las elecciones se hagan ahora.

P.: ¿Qué representa el oficialismo partidario y qué es lo que pretende cambiar?

G.P.: Deseo que los que están a cargo puedan cambiar la gestión de los últimos cinco años. Yo estoy concentrado en la gestión. Nosotros representamos a la renovación, la convocatoria a la unidad y la amnistía para que todos los radicales puedan, como hizo Alfonsín en su momento, salvando las distancias, ratificar el frente de Juntos por el Cambio o como vaya a llamarse para hacerlo más fuerte.

P.: ¿Cree que se puede sostener ese 41 por ciento de las últimas elecciones?

G.P.: Hay que sostenerlo y ampliarlo. No focalizarnos sólo en lo que tenemos. Ser más grandes. Y desde la ratificación de la coalición generar figuras para poder disputar y mejorar el posicionamiento del frente en la sociedad. Tener mejores aportantes en el electorado.

P.: ¿Hay un límite en la coalición?

G.P.: Tenemos que ratificar lo que ya teníamos. Darle espacios a raíces socialdemócratas, que son similares a las del radicalismo para no desperfilarnos.

P.: ¿Considera que el PRO juega fuerte en el oficialismo radical?

G.P.: No. Ellos tienen su organización partidaria. Y al PRO le conviene que el radicalismo sea fuerte. Ni la UCR, ni el Pro tienen que esperar la desaparición del otro para crecer: hay que potenciarse en la presencia del otro.

P.: Ambos espacios internos hablan de renovación. ¿Cuál es la realidad?

G.P.: El campamento de la renovación está acá. Del otro lado tenían derecho a equivocarse y lo hicieron. Ahora viene el shock de irrigación sanguínea que le va a servir a una organización nacional que tiene presencia en todos los puntos del país. Esto es devolverle las ganas al afiliado, al simpatizante y al votante.

P.: Lo llevo a la gestión local. Presentó un proyecto para que regresen las clases en San Isidro. ¿Es viable?

G.P.: Hicimos la presentación de un protocolo científico y técnicamente viable para que la Provincia lo lleve a la sala de situación del Ministerio de Salud de la Nación y los chicos puedan arrancar las clases en todos los niveles porque es un tema de salud mental. No es posible que los chicos no puedan salir. Llama la atención que haya un Tinder para que los pibes se encuentren en las plazas y no se puedan tener clases. ¿Cuál es el chiste?

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario