Cumbre Manzur-Jaldo deja en pausa interna del PJ tucumano

Ambito Nacional

El vice mantuvo su posición y así quedará a cargo del Ejecutivo. Se mantendrán ministros y se intentará difícil reunificación de bloque en Legislatura.

La novela tucumana tuvo un ayer un final, al menos provisorio, cuando tras una reunión entre Juan Manzur y Osvaldo Jaldo se ordenaron los tantos: Manzur pidió licencia temporal como gobernador para asumir como jefe de Gabinete y Jaldo quedó a cargo del Ejecutivo.

“Nada está tan roto en la política”, mencionaban el fin de semana desde el entorno del vice ante un posible encuentro para cerrar, mano a mano, el proceso de transición por el salto del gobernador a la Casa Rosada. Horas en que se estiraba el suspenso por una definición que alarmaba al Gobierno nacional. Sin embargo, tal como anticipó este medio en la edición de ayer, el pedido de licencia llegó por la mañana a la Legislatura para aprobarse casi al instante, Jaldo no se movió de su postura de mantenerse en la provincia y Manzur asumió en el gabinete de Alberto Fernández tal como fuera anunciado el sábado en La Rioja.

Un dirigente del PJ mencionó ayer a Ámbito: “Se juntaron a hablar los dos como tenía que ser desde un principio, para darle racionalidad a este asunto”. A modo de repaso: la pelea entre Manzur y Jaldo que había supurado en marzo tras un largo tiempo de batalla silenciosa llevó a que ambos se enfrentaran en la interna del FdT en las PASO, con victoria de Manzur. Una interna caliente, y que llevó a que Manzur no quisiera dejarle en principio el gobierno en bandeja a su rival, con aspiraciones además para 2023. Sin embargo, Jaldo resistió a las tentaciones de un cargo en Buenos Aires y se mantuvo firme en su condición de vice presto a asumir en reemplazo del gobernador si este emigraba a Buenos Aires.

Reunificación

En el cumbre, Manzur y Jaldo acordaron mantener el actual plantel de ministros provinciales, y una serie de cambios en la Legislatura. Esos terrenos, que domina el vice, por sucesión directa quedaban para un jaldista, con lo cual la concentración de poder hubiese sido total. Entonces, Manzur logró que como presidente subrogante de la Cámara quedara un alfil suyo, Sergio Mansilla, jefe del bloque Lealtad Peronista, el que respondía (y responde) al gobernador en la bifurcación del espacio en Diputados.

El otro punto negociado, que se desprende de este cambio de autoridades, es la reunificación del bloque del PJ. “La designación de Mansilla es un avance que generará la reunificación de nuestro bloque peronista”, dijo Manzur, mientras que Jaldo señaló que esa pax le permitirá al gobernador “irse fortalecido” a Nación.

Sin embargo, en el barro de las bancas de diputados asoma una posible segunda temporada de la novela. “Nadie quiere juntarse, ni unificarse. Hoy (por ayer) votamos todos la licencia y las nuevas autoridades, pero hay que ver cómo sigue esto si los diputados se mantienen en esa postura”, mencionaron desde la provincia.

Asimismo, Manzur, antes de hacer el chek in para asumir como jefe de Gabinete, llevó tranquilidad hacia adentro, ya que el fin de semana hubo pavor en la Casa de Gobierno provincial sobre el futuro de los funcionarios si la transición tomaba el rumbo dramático al que se encaminaba. “Seguirán en el mismo lugar, con su gente, con sus proyectos, para continuar con la misma dinámica de trabajo”, señaló el ahora gobernador en uso de licencia.

“Voy a hacerme cargo del Poder Ejecutivo. Queremos llevar tranquilidad a todos los tucumanos, que las instituciones funcionan a pleno”, explicó por su parte Jaldo tras el encuentro con el gobernador. “Las diferencias más gruesas han quedado aclaradas y estamos actuando en consecuencia. Esto está permitiendo que a las 16 la provincia va a tener un tucumano como jefe de Gabinete”, agregó el vice, en referencia a las tensiones internas que tuvieron a mal traer al PJ desde principios de año, con picos durante la campaña.

Dejá tu comentario