La estampilla de la polémica: salvataje a pymes provoca rechazo de la oposición

Ambito Nacional

La llegada de la pandemia y la consecuente cuarentena llevó a que la recaudación de los distritos baje de manera considerable entre un 40 y un 60 por ciento. El municipio de Zárate no fue la excepción. En la actualidad, la localidad gobernada por Osvaldo Cáffaro cuenta con un 15 por ciento de locales comerciales que no afrontaron sus pagos locales generando una deuda de casi 7 millones de pesos.

Se trata de 40 locales para los que intendente generó, a través de decreto que en los próximos días pasará por el HCD local, un voucher de cambio con el fin de “compensar las tasas municipales por alimentos y artículos de limpieza”, dice, en diálogo con Ámbito, Cáffaro. Y agrega que “es una estampilla que llamamos huella solidaria que nos permite recuperar ingresos públicos que hoy son irrecuperables porque no se puede ir a la Justicia y accionar. Se trata de un convenio entre los comercios y la municipalidad que no se generó de manera compulsiva sino que lo hicimos luego de explicarle a los vecinos que siguieron trabajando que no podían mantener esta para con el distrito”.

En concreto, aquellos comercios que adeuden tasas podrán cancelarlas canjeando alimentos o artículos de limpieza por estampillas cuyo valor será de 100 pesos como parte de una economía circular. “Hay que entender que es una herramienta que se puede utilizar incluso en otros municipio porque es una forma de transparentar una política pública que llevan adelante muchos intendentes a la hora de asistir, en este caso, en el marco de un programa alimentario global en el que contamos con centros fijos de entrega de mercadería para la gente humilde, centros móviles donde llevamos viandas junto a la Armada y un sistema de precios solidarios con delivery de productores al vecino donde se puede comprar una bolsa con 15 kilos de frutas y verduras por 400 pesos. Lo mismo con lácteos y carnes”

Sin embargo, desde la oposición local no lo recibieron bien y acusaron al ejecutivo municipal de crear una “cuasimoneda”.

“Se lo puede llamar como quieran, pero si es redondo, es naranja y cuando lo exprimís sale jugo, es una naranja. El artículo 30 de la Carta Orgánica del Banco Central, reformada por Kirchner en 2003, después de todas las cuasimonedas, define qué es moneda y esto encaja perfectamente. Y también dice que los municipios no pueden emitir monedas”, le dice a este medio el concejal de Juntos por el Cambio, Marcelo Matzkin.

Cáffaro retoma la voz para dejar en claro que “al no tener circulación, no es una moneda. La cuasimoneda está asociada años muy difíciles. La intención es instalar la idea de un caos económico y financiero que sea punta de lanza para desarrollarlo en la Provincia. Pero no tiene nada de eso. Se trata de cobrar y recuperar un ingreso”. Por su parte, Matzkin asegura que de esa forma “sea está comprometiendo recaudación futura y es un precedente malo para los otros 134 municipios de la Provincia”.

Para finalizar, el intendente asegura que en Zárate la recaudación bajó en un 40 por ciento y que gracias a los aportes de la Provincia se pudieron sostener los pagos locales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario