Mendoza apura búsqueda de socio para mina de Potasio Río Colorado

Ambito Nacional

El proyecto de sales de potasio para fertilizantes había sido paralizado en 2013 durante el Gobierno de Cristina de Kirchner y se tradujo en una tragedia económica para el distrito por la pérdida de seis mil empleos.

El Gobierno de Mendoza firmó ayer con la minera brasileña Vale el traspaso definitivo de Potasio Río Colorado, el megaproyecto de explotación de sales de potasio para fertilizantes ubicado en la localidad de Malargüe. A partir de ahora, la provincia intensificará la búsqueda un nuevo inversor para reactivar la mina, paralizada en 2013.

El gobierno del radical Rodolfo Suarez rubricó el acuerdo en Buenos Aires con los representantes legales de la compañía en nuestro país, cuya sede central se encuentra en Río de Janeiro.

“Hay muchos bienes, inmuebles, pistas de aterrizajes, tierras y los derechos de explotación de la mina que se transfieren al Estado provincial por más 30 millones de dólares y es lo que nosotros necesitamos tener hasta que encontremos el socio”, dijo Suarez y adelantó que ya existen “varias ofertas desde China, Suecia y varios lugares del mundo para llevar adelante la explotación de la mina”.

En rigor, el entendimiento supone que el Gobierno cuyano recibe todos los activos calculados en u$s250 millones; más u$s30 millones depositados en una cuenta bancaria de la empresa para realizar el mantenimiento del predio hasta encontrar un nuevo inversor.

La mina, en la que Vale invirtió más de u$s2.000 millones hace casi una década, está paralizada desde hace más de 6 años por falta de capacidad financiera de la empresa brasileña para ponerla en marcha, a lo que además se sumó el anuncio de Vale de que se retira de manera definitiva del negocio de los fertilizantes. La salida de la empresa significó para la provincia la pérdida de casi seis mil puestos de empleo.

El acuerdo fue suscripto por Suarez, junto al ministro de Economía y Energía, Enrique Vaquié y el subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, con el representante de Vale en la Argentina, Baker McKenzie y el escribano Joaquín Urresti.

Suarez explicó que el paso que sigue es enviar a la Legislatura un proyecto de ley para refrendar el acuerdo alcanzado con VALE, dándole transparencia al proceso. Hay que recordar que el proyecto cuenta con todas las aprobaciones ambientales, que fueron votadas y aprobadas casi por unanimidad por los legisladores a través de la ley 7.775 el 11 de setiembre de 2007.

Sobre el uso que tendrán los activos, el ministro de Economía aclaró que “formaban parte de la empresa. Ahora está en manos provinciales, y a partir de la búsqueda de nuevos socios se verá cuáles sirven y cuáles no”. En este sentido, Vaquié indicó que “hay una pista de aterrizaje que está aprobada y tiene todas las condiciones para que use como aeropuerto. El uso o no dependerá del nuevo socio y de la actividad que tengamos en el lugar”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario