Ministro clave de Mendoza se defiende de acusaciones

Ambito Nacional

Mendoza - Con cuestionamientos a su designación, ayer asumió el nuevo titular de la estratégica Superintendencia General de Irrigación, un organismo del gobierno de Celso Jaque con mucha «responsabilidad» en una provincia donde el acceso al recurso hídrico es vital para la actividad productiva. Por este motivo, el justicialista Eduardo Frigerio adopta el desafío con cautela, luego de ser objetado por ambientalistas en una audiencia pública donde se discutió su postulación al cargo.
Periodista: ¿Cómo vivió la asunción después de la disputa por la postulación?
Eduardo Frigerio: Creo que fue bastante aceptable mi presencia. Que yo haya asumido el cargo con muchísima gente que fue a felicitarme y desearme éxitos para que haga una buena gestión. La gente demostró mucho entusiasmo.
P.: ¿Cómo llegó al cargo? ¿Cómo es su relación con el gobernador?
E.F.: He sido funcionario muchas veces de gobiernos justicialistas. Fui electo desde el 87 dos veces como director de Energía de Mendoza, de Hidronor en Buenos Aires y de Vialidad Nacional. Tuve varias actuaciones con gobiernos justicialistas. Al gobernador lo conocía de ahí y ahora me llamaron. Yo había dejado de pensar en estas cosas, pero me sentí en la obligación. No pude decir que no.
 Importancia
P.: Irrigación es muy importante para la provincia...
E.F.:
Irrigación es un organismo constitucional, allí dice que los superintendentes duran 5 años y son propuestos por el gobernador. El anterior fue Lucio Duarte y terminó su gestión por ley el año pasado. Como no hubo acuerdo para el sucesor asumió el ingeniero (José) López por el Honorable Tribunal de Cuentas, interinamente.
P.: Viendo esa importancia, ¿qué tiene pensado para su gestión?
E.F.: No sé si es tanto por la importancia, sino por que tiene tanta responsabilidad. Es el organismo que administra todos los recursos hídricos de la provincia, absolutamente todos. Para esta gestión tengo que administrar muy bien los recursos para poder proveer el agua potable, el riego del agro, para la industria, y cuidar mucho el agua de la contaminación. Además es fundamental tecnificar el riego, impermeabilizar canales para que no se pierda agua.
Otra de las cosas importantes es garantizar los derechos de agua, que son inherentes a la tierra. Es decir, si se compra un terreno, tiene tantas horas de riego para regar esa propiedad. Hay que cumplir con esos derechos. Hay que tener cuidado con eso, y ser más eficientes en los riegos. Algunos pequeños productores lo hacen con métodos viejos e ineficientes, con lo que se podría producir el doble que eso.
 Conflicto
P.: Pero hay problemas graves que resolver al respecto; hasta algunos de corte interprovincial, como el conflicto con La Pampa por el río Atuel...
E.F.: Todo lo que sea recurso hídrico lo manejamos acá. Además, Irrigación es autónomo y autárquico de las decisiones de Poder Ejecutivo. El titular no puede ser removido; sólo por juicio político. Pero no tengo estudiado a fondo el tema del Atuel. Con el gobernador nos vamos a juntar y lo vamos a charlar porque hay cosas que hay que resolverlas a nivel provincial. Por eso quiero conocer el problema intensamente y consensuar una respuesta en conjunto; es una imprudencia de mi parte si yo digo algo al respecto.
P.: ¿Por qué fue tan cuestionado en su postulación?
E.F.: Me cuestionaban eso porque no tenían otra cosa que cuestionarme. Soy de una vieja familia mendocina, pero alguna cosa siempre tiene que aparecer. Decían que yo estaba conectado con la minería. Yo tengo una empresa constructora a la que me dediqué toda mi vida. Hubo una licitación para la empresa Barrick, en la que yo participaba y gané. Fui a hacer una obra, como cualquier otra, para construir el hotel tipo 5 estrellas, donde la empresa tiene previsto que vivan los funcionarios de la mina. Fui para ganar plata,
la terminé y me vine. Pero en la audiencia decían que yo quería arruinar el medio ambiente de San Juan. Ese planteamiento no es para mí: yo no fui, hablen con el gobernador de San Juan, yo no tengo nada que ver. Ese era un argumento incoherente. No tengo compromisos con la minera, Irrigación no tiene nada que ver con la política minera.
Entrevista de Lorena Hak

Dejá tu comentario