Impacto nacional para una batalla neuquina que no encuentra salida

Ambito Nacional

Gremio petrolero reclamó que se levanten piquetes. Empresas y provincias advierten que el país deberá importar gas en el invierno. Pérdidas millonarias y una encerrona política para el MPN.

Luego de que el gobierno de Neuquén pusiera en el freezer las negociaciones con los trabajadores autoconvocados de salud que mantienen piquetes en los accesos a Vaca Muerta desde hace dos semanas, con pérdidas millonarias para las empresas y la provincia, los gremios salieron a legitimarse, como únicos interlocutores válidos. Y, en un intento por desgastar la posición de los manifestantes que no están nucleados en los sindicatos, ayer Guillermo Pereyra, titular de petroleros privados, presentó un amparo para que se liberen los caminos que llevan a los yacimientos.

Asimismo, la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) volvió a enviar una nota al secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, exdiputado nacional, alertando sobre el impacto de los bloqueos en el sector, que obligarán a importar gas para el próximo invierno, lo que provocará también un fuerte impacto en el stock de divisas. Además, la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI) con apoyo de una decena de empresas giró su misiva a Martínez, que antes de ser funcionario nacional fue candidato a vicegobernador de Neuquén en 2019 por el Frente de Todos. Así, la disputa provincial escala de nivel y trasciende al plano nacional.

El conflicto que comenzó hace dos meses, pero que se endureció en el último tramo con catorce días de bloqueos en la ruta del petróleo y una decena de localidades, profundizaba con el paso de las horas el desabastecimiento de combustible, la merma en la producción de hidrocarburos, las pérdidas millonarias para las empresas, y para el propio gobierno de Neuquén que resigna a diario poco más de $5 millones en regalías. Además del costo político que implicaría para el gobierno del Movimiento Popular Neuquino legitimar con nuevas concesiones la fuerza de acción de los autoconvocados, entre los que se mezclan sectores de la izquierda enfrentada con el kirchnerismo a nivel nacional.

La CEPH, en la nota firmada por su titular Manuel García Masilla, reiteró la carta enviada a autoridades nacionales y provinciales el 13 de abril. Advierte dificultades “para abastecer las necesidades de gas y petróleo de este invierno” y menciona que “Vaca Muerta tiene hoy paralizados 25 equipos de perforación y 6 de fractura” lo que obligará al país a importar combustibles “a través de los barcos regasificadores, por un costo aproximado adicional de u$s190 millones”, que se suman a otros u$s13 millones de dólares diarios. Del mismo modo, calcula que el impacto en producción de gas para el invierno 2021 es de 380 millones de metros cúbicos, el cual se incrementará a razón de 25 millones de metros cúbicos por cada día que se extienda el corte, lo que equivale a u$s13 millones. El impacto en producción de petróleo para los próximos meses es del orden de los 60 mil metros cúbicos.

Impacto político

Por su parte, Federico Bernal, interventor del Ente Regulador del Gas (Enargas), alerta también por el abastecimiento de gas y por el transporte, al tiempo que señala que la situación podría empeorar si se efectiviza el paro de petroleros, que sigue en stand by por haber acatado la conciliación obligatoria dictada la semana pasada por 15 días.

“Resulta necesaria la articulación coordinada de los sectores involucrados (...) a fin de evitar este tipo de situaciones que puedan poner en riesgo la operación normal y segura de los Sistemas de Transporte regulado por el Enargas así como el abastecimiento antes mencionado”, señala la agrupación de provincias petroleras.

Para la gestión de Omar Gutiérrez, el último rechazo al bono de $40.000 (que se sumaba a la oferta que ya habían aceptado los gremios y al reciente anuncio de Alberto Fernández de $6.500 al sector salud) marcaba el final de mejoras en la oferta salarial. Con la mediación judicial también fracasada, el oficialismo cree ver en el conflicto un componente político que busca desestabilizar al gobierno provincial.

Así, primero fue ATE, el gremio mayoritario, el que buscó deslegitimar a los autoconvocados. Con ese objetivo propuso un paro para hoy para todos los sectores, en donde buscará sentarse en la mesa del gobierno con pedidos de pases a planta, entre otros puntos. Y ayer, en su presentación judicial, Pereyra, no sólo argumentó razones de corte laboral, sino que sostuvo que los cortes también dificultan la movilidad del personal, y algunas petroleras habían comenzado a reemplazar la vía terrestre por la aérea. Antes mencionó, además, la falta de medicamentos en localidades y lugares de trabajo.

Dejá tu comentario