No habrá juicios por deuda anterior a 2000

Ambito Nacional

La norma -sancionada en la Legislatura esta semana- no alcanzará a todas las deudas anteriores a esa fecha, ya que sólo abarca a obligaciones que no hayan sido reconocidas por los deudores, y excluye los casos de contribuyentes con deudas anteriores a esa fecha y que suscribieron planes de pago, o de aquellos sometidos a juicio de apremio.

Fuentes gubernamentales explicaron que en el lote de intimados en los últimos meses en materia de deudas que vencían el 31 de diciembre hay contribuyentes que alegan -con comprobantes- haber pagado sus impuestos entre 1995 y 2000. Entre ellos, cerca de 50 mil casos corresponden a pagos concretados en bancos que quebraron. Con esta ley, el área de Rentas se ve exenta de activarles un juicio.

De esta manera, según trascendió, las arcas locales dejarían de percibir cerca de $ 1.000 millones que hoy por hoy estaban considerados como supuesta deuda impositiva. En rigor, fuentes de la cartera de Economía provincial aclararon que buena parte de ese monto es «incobrable», producto precisamente de que los contribuyentes alegan haber abonado esos tributos.

Como en la provincia el período de prescripción de deudas impositivas es de 5 años,
lo que se hace es adelantar 4 meses esa barrera para activar juicios.

No se trata de la única novedad en materia de impuestos activada por la Legislatur a, a instancia de proyectos enviados por Felipe Solá:

• Los contribuyentes morosos
podrán realizar pagos parciales de las deudas -sin la necesidad de acogerse a planes de pago- sin perder los beneficios de la reducción de intereses y otros descuentos. Además, la deuda reconocida no incluida será recargada con un interés menor al que hubiera correspondido.

Si los contribuyentes aceptan sólo parte de una deuda exigida,
podrán abonar esa parte mientras se dirime por vía administrativa el monto exacto de la obligación. También podrán duplicar la cantidad de cuotas, si hay acuerdo entre partes.

En paralelo, los morosos con deudas en proceso judicial
podrán acceder a los mismos planes.

• Además, por ley se decidió incluir, aunque por un porcentaje menor, en los beneficios que contempla el Plan de Sinceramiento Fiscal a propiedades que estaban exceptuadas del plan. Hasta el momento, no podían acogerse morosos de tributos de propiedades urbanas de hasta $ 250 mil; vehículos particulares de hasta $ 30 mil y comerciales de hasta $ 60 mil de valuación fiscal.

Dejá tu comentario