Alerta temprana por alta ocupación de camas y rápido aumento de casos

Ambito Nacional

Gobernadores buscan evitar propagación de nuevas cepas sin cerrar actividades económicas. Ya mencionan dificultad de alcanzar inmunidad de rebaño y delegan controles a los intendentes.

La escasez de vacunas y el aumento de los contagios sigue generando restricciones en las provincias, que esperan una inevitable segunda ola. Mientras aguardan las medidas nacionales respecto de un mayor control sobre las fronteras y el turismo, más distritos alertan por lo que vendrá en la pandemia.

Así, la ministra de Salud de Mendoza, Ana María Nadal, realizó un balance de la gestión en una año desde el inicio de la cuarentena y mencionó que este año “no alcanzarán las vacunas para generar inmunidad de rebaño”. La funcionaria de Rodolfo Suarez indicó que para la segunda ola las provincias están mejor preparadas que en la primera, con laboratorios que permiten detectar el virus, y mostró preocupación por la población mayor de sesenta años que no llegará a vacunarse antes del rebrote. “Hay que cerrar las fronteras para evitar la propagación de las nuevas cepas”, indicó la ministra.

En Neuquén, en tanto, volvió a encenderse la luz de alarma por la ocupación de camas en unidades de terapia intensiva (UTI), que ya superó el 90%. Con especial atención en la zona cordillerana, en Villa La Angostura se establecieron horarios para el comercio, circulación vehicular, locales gastronómicos, etc. Además, se estipularon protocolos para actividades deportivas y recreativas, así como para la visita de turistas. Antes, hubo restricciones en Chaco, La Rioja, Entre Ríos, Corrientes, entre otros distritos.

En ese sentido, la articulación con los municipios asoma como una forma de seguir descentralizando decisiones respecto a la pandemia. Un ejemplo se dio en Tierra del Fuego, donde el gobernador Gustavo Melella señaló este fin de semana: “Vamos a estar convocando a los municipios para trabajar juntos. Que tengan todo el poder de policía que tiene hoy la provincia en los controles de protocolos, trabajar sobre todo en medidas de prevención”. Asimismo, subrayó: “Si nos cuidamos vamos a tener comercio, actividad económica, productiva y turismo”.

En ese punto hay acuerdo entre los gobernadores, ya que a diferencia del año pasado, esperan mantener habilitadas las actividades económicas, a menos que haya un desborde. Las cuentas de las provincias (y las nacionales) no podrían soportar otro año de paralización total. Tampoco hay margen social para llevar las restricciones a niveles extremos.

Sobre ese punto, la gobernadora rionegrina, Arabela Carreras, descartó que se analice avanzar en posibles restricciones que afecten las actividades económicas. En declaraciones a la prensa en Bariloche, expresó que tanto el Estado como el empresariado y las pymes “sufrieron muchísimo” por los efectos del parate económico. “Queremos evitarlo, hoy ya tenemos una experiencia para poder desempeñarnos en la sociedad con muchos más cuidados, se trata de controlar la circulación del virus a partir del seguimiento de los contactos estrechos y de casos detectados”. Y avaló la posibilidad de desalentar los viajes al exterior para evitar ingresos de nuevas cepas.

Dejá tu comentario