Rozas y Capitanich reeditarían duelo en Chaco como en 99

Ambito Nacional

Sucede que las encuestas muestran un alto índice de aceptación del ex gobernador, frente a un peronismo que se mantiene fragmentado y que lleva más de una década sin ganar ninguna elección provincial.
De todos modos, el PJ se ilusiona ante la posibilidad de obtener un fuerte apoyo del presidente Néstor Kirchner, lo que renovaría sus chances de alcanzar la victoria en los comicios previstos para el próximo 16 de setiembre.
Mientras en la Alianza local el anuncio de Nikisch no dejó en pie otra nominación más que la de Rozas, en el justicialismo habrá internas el 22 de abril, con cuatro listas inscriptas hasta el momento.
Los precandidatos del PJ para la gobernación son el senador Jorge Capitanich; el diputado nacional José Mongeló; el jefe de la bancada legislativa provincial, Gustavo Martínez; y el dirigente gremial Orlando Gómez.
Las mayores posibilidades en la interna peronista se concentran en Capitanich y Martínez; si bien el senador cerró un acuerdo con la liga de intendentes -que le da una buena base de apoyo en todo el interior-, Martínez sigue siendo fuerte en la capital, donde se concentra 60 por ciento del padrón partidario.
Pero el gran dilema para al justicialismo es cómo ganar en la elección general de setiembre, ya que ni Capitanich ni Martínez mantienen una muy buena relación con el kirchnerismo nacional.
Si bien Mongeló cuenta con el aval del partido oficial, su logística electoral es reducida y, de acuerdo con lo que marcan las encuestas, es difícil que gane la interna del 22.
Algunas versiones le atribuyen un inminente acuerdo con Martínez, algo que el diputado nacional niega.
Este escenario confirma que la decisión de Nikisch de archivar la idea de una reelección tuvo como principal beneficiario a Rozas, puesto que de inmediato quedó descartada la posibilidad de una interna radical.
Nikisch hizo su anuncio el viernes pasado, en un breve discurso que interrumpió varias veces por la emoción y a través de él dio por tierra con las versiones que hablaban de un posible acuerdo con Kirchner -con quien se había reunido a solas un par de veces- para convertirse en un nuevo gobernador «radical K». El actual mandatario chaqueño es el único al que Kirchner no logró sumar a la concertación que el oficialismo lleva adelante con el resto de los gobernadores de la UCR.
Por el lado del kirchnerismo local, la salida de competencia del actual mandatario dejó claro que el PJ no tendrá otro candidato más que el que surja de la elección interna y que no habrá llamado alguno desde la Casa Rosada ordenando encolumnarse detrás de Nikisch.
Una curiosidad que puede tener la elección general de setiembre es que podría repetirse el mismo duelo de 1999, cuando Rozas y Capitanich fueron los candidatos de la Alianza y del PJ, respectivamente.
Aquella vez, el radical ganó cómodamente, sin necesidad de ir a una segunda vuelta, y logró así su reelección.
Capitanich no sólo fue candidato en 1999, sino que se presentó en la carrera electoral en 2003, ocasión en que volvió a perder en primera vuelta ante Nikisch.
«Pasaron 12 años de gestión de la Alianza y no se resolvieron los principales problemas de la provincia, como el empleo, la educación, la salud y la pobreza. Es mucho tiempo y es necesario que el pueblo del Chaco nos dé una oportunidad para gobernar», sostuvo el actual senador nacional.
 Doble juego
Pese a su decisión de ser candidato a gobernador, de todas maneras Capitanich no descartó volver a presentarse, un mes y medio después de las elecciones provinciales, para renovar la banca que ocupa desde 2001 en el Congreso nacional.
«Esa es una variante que estoy analizando. Para mí ser gobernador es un compromiso con la provincia para transformar su realidad, y esto se resuelve con políticas públicas eficaces y eficientes, con inversiones en infraestructura», señaló.
Fuera de las dos grandes fuerzas, los movimientos son todavía difusos o discretos: lo más novedoso está en el intento de sectores de centroizquierda y kirchneristas «transversales» de conformar un frente alternativo.
Allí están el Frente Grande, el Movimiento Libres del Sur, y otras agrupaciones civiles y sindicales y, si bien no hay aún candidaturas definidas, algunos sostienen que podría surgir la postulación del diputado provincial Daniel San Cristóbal (FG).
El ARI fue invitado a formar parte de ese espacio, pero la principal referente local del partido, la diputada provincial Alicia Terada, dijo que la fuerza irá con listas propias y que no puede ingresar al frente por las diferencias que existen a nivel nacional con el kirchnerismo.
Fuera de esas opciones, los demás partidos buscan definir estrategias para sobrevivir a una previsible polarización entre la Alianza y el PJ, que habitualmente concentran en el Chaco 90 por ciento de los votos, fuera del breve período en que gobernó la provincia el partido Acción Chaqueña, fundado por el ex interventor militar José Ruiz Palacios.

Dejá tu comentario