Refuerzan advertencia sobre colapso de sistema de salud en provincias

Ambito Nacional

El Gobierno nacional mira con atención Jujuy, la capital mendocina y el Alto Valle de Río Negro. Alertas también en Rosario y Río Gallegos.

La batalla contra el coronavirus en el país entró en una fase crítica por el aumento de casos y en el Gobierno nacional volvieron a mostrar preocupación por la curva de contagios y el nivel de ocupación de camas en las provincias.

Ayer, la Secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, manifestó que el sistema de salud está cerca del colapso y avaló el documento elaborado por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva que indica que hay cada vez menos recursos para hacer frente a la pandemia.

El incremento de la ocupación de camas en el interior fue abordado por la funcionaria nacional. Además de la tensión en el AMBA, se refirió puntualmente a Río Negro, Mendoza y Jujuy. Asimismo, destacó que en esas provincias hay distritos que están “en el límite de su capacidad” como sucede en General Roca y Cipoletti (Río Negro), que ya están en un 100% de ocupación de camas, lo mismo sucede en el Gran Mendoza, con un nivel cercano al 90%, y en San Salvador de Jujuy.

Jujuy pasó de ser una de las provincias menos comprometidas y pionera en la apertura de actividades sociales y económicas a presentar ahora la situación más crítica del país. Ayer, los médicos del Hospital “Guillermo Paterson” de esa provincia manifestaron: “No queremos como personal de salud tener que decidir a quién se le coloca un respirador y a quién no, es una situación en la que nadie quisiera estar; pero si esto continua de esta manera sin tomar conciencia ese es el paso siguiente”, advirtieron en un comunicado de prensa del Comité Operativo de Emergencia (COE) del hospital.

En Río Negro, en tanto, la zona del Alto Valle, que incluye e las ciudades de General Roca y Cipolletti, es la más comprometida. El ministro de Gobierno provincial, Rodrigo Buteler, indicó: “En Roca existe una ocupación de camas UTI del 98%, y en el promedio, la provincia ronda el 75% de todo el sistema sanitario público-privado”. En esa línea, el gobierno de Arabela Carreras utilizó un avión sanitario para trasladar desde Cipolletti a Viedma a un paciente con COVID-19 que requería asistencia para dar respuesta a través del sistema interhospitalario. La provincia desmintió tres días atrás que activara el protocolo para decidir a quién otorgar un respirador. Buteler también afirmó que esperan el envío de respiradores de Nación y de otros adquiridos por la provincia.

Mendoza, en tanto, no logra frenar la curva de contagios y en el gobierno de Rodolfo Suarez aplicaron desde esta semana una serie de restricciones en actividades que estaban habilitadas. Sin embargo, la administración de Cambia Mendoza ya analiza un probable retorno a Fase 1 si en el corto plazo no logran detener la circulación del virus. Ayer, Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud también advirtió sobre un “inminente colapso de servicios” en el Hospital Notti de la capital provincial.

En Santa Fe, Omar Perotti también encendió las alarmas, en especial por lo que sucede en Rosario y sus alrededores. Además de analizar también otra marcha atrás en las aperturas, busca esquemas para trasladar pacientes a otros distritos, si el sistema de salud llegara a colpasar. En la provincia afirman que ese momento no está cerca aún, aunque empiezan a faltar terapistas. Otro de los distritos al borde del colapso es Río Gallegos. La capital santacruceña informó que la ocupación de camas superó el 94%, si bien a nivel provincial es inferior al 50%.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario